El CD Lugo se blinda contra la entrada de grandes accionistas

stop

El conjunto gallego quiere otorgar el poder a la afición en su conversión en SAD

03 de marzo de 2013 (13:23 CET)

El Club Deportivo Lugo, actualmente en Segunda División, ha iniciado este viernes su conversión en Sociedad Anónima Deportiva. Necesita subscribir un capital social de 3.031.490 euros en un plazo de tres meses para cumplir con la Ley del Deporte, garantizar su solvencia y permanecer en la categoría de plata del fútbol español.

El Lugo, entidad de cuentas saneadas que maneja un presupuesto de 4 millones de euros esta temporada, ha realizado un llamamiento a los socios. Quiere que el club siga siendo de Lugo, de la ciudad y de la provincia. Hasta el punto de que en los estatutos de la sociedad enviados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores se han reservado el derecho a veto contra cualquier inversor que pretenda controlar la entidad. Según explicó el directivo Luciano Rodríguez, para evitar "circunstancias que puedan tener una implicación negativa". 

En el fondo de la cuestión está el emplazamiento a la afición para que se conviertan en accionistas del Lugo como una manera de que siga perteneciendo a todos. Ese es el deseo de la directiva, que ha situado el precio de cada acción a 10 euros, al nivel de una entrada de cine.

"El activo más importante del club"

La situación del conjunto lucense tiene un paralelismo con la vivida hace menos de un año por el Blusens Monbús Obradoiro, equipo de la liga ACB de baloncesto. Su conversión en SAD despertó un inesperado movimiento social de aficionados y socios, que incluso pusieron en marcha iniciativas para recaudar apoyos para el equipo compostelano. El proceso culminó con éxito y en la Junta Constituyente, precedida de largas colas y aglomeraciones de gente, el presidente del club, Raúl López, mostró su agradecimiento a los 800 accionistas presentes. "Sois el activo más importante del club. El éxito de este proceso se debe no sólo al trabajo que han sabido transmitir, sino a la ilusión e implicación de toda la masa social del Obradoiro".

Aunque la venta de acciones acaba de comenzar, el escenario del Lugo apunta a un final parecido, en el caso de completar con éxito el proceso. El club ha establecido un máximo de 77 acciones por socio en la primera fase del proceso que se prolongará durante el mes de marzo. Si los 3.937 socios del Lugo adquieren este número de títulos, lo que supondría un desembolso de 770 euros, se cubriría el 100% de la ampliación de capital. Si no, todavía quedarán dos fases más hasta el 30 de mayo para conseguir la cantidad necesaria o, en última instancia, acudir a las instituciones, opción que la directiva no desea. 

"Sabemos que las circunstancias actuales son complejas y que la sociedad tiene problemas de liquidez. Pero ofrecemos a los socios que adquieran el paquete de 77 acciones en esta primera fase la posibilidad de convertirse en socios representativos, que da derecho a asistir a todos los partidos del Lugo en el Anxo Carro durante dos años", expuso Luciano Rodríguez.

Transparencia

La esperanza del Lugo es lograr movilizar a su masa social y cerrar este partido alejado del césped en el primer mes. Al igual que hiciera el Obradoiro, el club puso en marcha un ejercicio de transparencia. En su página web figuran tanto los Estatutos de la Sociedad Anónima Deportiva como el programa de la Fundación Club Deportivo Lugo.

El Obradoiro, a poco de finalizar su conversión, convocó a los socios y a los aficionados para comunicar la situación presupuestaria de la entidad. En aquel momento, necesitaban reunir dos millones de euros para cerrar el proceso.

"Todos juntos podemos"

El spot promocional del Lugo para la campaña tenía que hacer referencia obligada a sus seguidores. El lema final se resuelve en dos frases: "Forma parte del club" y "todos juntos podemos". La cámara sigue a una niña que observa los colores del Lugo, el rojo y el blanco, en su cotidianidad, desde el dentífrico hasta el arroz blanco con tomate. Finalmente se enfunda una camiseta del Lugo y toma su hucha en forma de cerdo rosa para acercarse a las dependencias del club.

La entidad ha establecido un mínimo de 1.500 euros en títulos para poder participar en la Junta de Accionistas de la futura sociedad. La medida no es restrictiva, más bien una muestra de confianza. Luciano Rodríguez la justificó por el espacio. "Si cada socio subscribe 10 euros sería imposible habilitar un espacio que albergara a esa cantidad de gente", explicó. Sin embargo, los estatutos establecen que se podrá delegar la representación en la Junta en otro socio e incluso constituir agrupaciones con un representante que participe en las reuniones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad