El Barça practicó 26 intervenciones contra aficionados que fumaban en la grada ante el Zaragoza

stop

El club admite su permisividad en las zonas más altas del estadio durante los descansos y alega: "No podemos militarizar el Camp Nou"

Uno de los tornos con la etiqueta que indica la prohibición de fumar | FCB

19 de noviembre de 2012 (19:17 CET)

El Barça estima que el 8% de los aficionados que acude al Camp Nou fuma en los espacios habilitados en el estadio. Sin embargo, algunos hinchas todavía encienden un cigarrillo en su localidad. En el último partido de Liga, el pasado sábado contra el Zaragoza, los empleados fijos discontinuos practicaron 26 intervenciones en todo el campo para advertir a quienes fumaban en las gradas, según aseguraron fuentes del club a Diario Gol.

"Se les pide que apaguen el cigarro, porque el objetivo prioritario del club es que ningún socio sufra las molestias provocadas por el humo", explicó un alto cargo del Barça.

Fumadores en las gradas, los pasillos y las escaleras

En el descanso del Barça-Zaragoza, por ejemplo, un trabajador del club pidió a tres aficionados que no fumaran en una rampa que conecta la segunda con la tercera gradería de la tribuna principal, próxima a las cabinas de los medios de comunicación. Les emplazó a que bajaran a la zona habilitada más cercana. "Tenéis que bajar y os darán una pulsera o un papel para poder entrar otra vez al campo", les comentó el empleado, ataviado con un peto naranja. Los hinchas, a regañadientes y tras mostrar su disconformidad, aceptaron la orden.

En la otra parte del Camp Nou, en la zona más alta de la grada de lateral, el control es mucho más discreto. En el descanso del Barça-Zaragoza, algunos aficionados fumaban en su localidad; otros lo hacían en los pasillos o escaleras; y otros descendían hasta el exterior del estadio para fumar en los espacios habilitados por el club. Quienes optaron por esta última opción, tardaron unos 20 minutos entre bajar, fumar y regresar a su asiento.

29 puertas habilitadas

"No tenemos cuantificado el número de aficionados que fuman en uno de los espacios no habilitados. Se les invita a bajar, pero no podemos militarizar el Camp Nou", recalcó el alto cargo del club. Los empleados, mientras, explicaron a este medio que no solicitan el carné de socio ni la documentación personal a quienes no cumplen con la normativa instaurada por el Barça. "No podemos hacer nada", dijo, resignado, uno de los trabajadores.

El Barça-Zaragoza del pasado sábado lo presenciaron, según datos oficiales del club, 73.428 espectadores de pago. Según los cálculos de la directiva, unos 5.800 aficionados consumieron algún cigarrillo en el Camp Nou, que cuenta con 29 puertas habilitadas.

La asamblea de socios compromisarios de 2011 (28 de septiembre) aprobó la campaña "Un Camp Nou sin humo", con 538 votos a favor, 89 en contra y 38, en blanco. Es decir, la prohibición de que se fumara en las gradas, zonas interiores y pasillos del estadio azulgrana. Esta normativa se aplicó a partir del 4 de enero de 2012 en un partido de Copa del Rey entre el Barça y Osasuna.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad