El Barça de Luis Enrique atrapa al Barça de Guardiola

stop

El equipo azulgrana golea al Levante (5-0) y encadena su 11ª victoria consecutiva entre Liga y Copa

Messi y Neymar celebran un gol del Barça / EFE

15 de febrero de 2015 (18:41 CET)

El Barça de Luis Enrique ha igualado la mejor versión del Barça de Pep Guardiola. Once victorias consecutivas avalan la metamorfosis azulgrana para felicidad de una junta directiva que se juega mucho en los próximos meses. Progresa el equipo, el único de España que puede ganar Liga, Copa y Champions, y la cúpula del club gana tiempo para las próximas elecciones presidenciales. El Levante, una entidad con muchas menos exigencias, no pudo aliviar sus problemas deportivos en el Camp Nou. Messi (tres), Neymar y Luis Suárez firmaron la goleada. La última fiesta del Camp Nou.

Sufre el Barça en los tribunales de justicia pero disfruta en el campo. Ya nadie cuestiona los métodos autoritarios de Luis Enrique ni palidece por las demandas de Messi. Aparcadas las tensiones desde Reyes, el equipo azulgrana ha encontrado la fórmula ideal para devorar a sus rivales. En el Camp Nou manda Messi, auxiliado magistralmente por Neymar, cada día más malabarista y letal para las defensas rivales.

Luis Suárez, suplente

Luis Enrique aprovechó la visita del Levante para dar un descanso a Piqué, Alba y Luis Suárez, que serán fundamentales en las citas de mayor empaque. Hoy, el fútbol del Barça esquiva los adornos innecesarios. Prima la velocidad y la efectividad. El Levante, muy ordenado en defensa, apenas resistió un cuarto de hora, el tiempo que tardó Neymar en sorprender a Mariño con un afortunado remate. En el minuto 38, Messi sentenció el partido.

El segundo acto fue una agonía para el Levante, más preocupado por evitar un duro correctivo que por reengancharse al partido. Monopolizó la pelota el Barça, agitado por un Pedro incombustible que conectó perfectamente con Messi y Neymar, mientras un sector del Camp Nou pedía la dimisión de Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional.

La fiesta barcelonista continuó con dos goles de Messi. El primero, al culminar una jugada de tiralíneas que inició Sergio Busquets y prolongó Pedro. El segundo, al transformar un penalti. El astro argentino completaba otro hat-trick y, minutos después, Luis Enrique sentó a Neymar para dar entrada a Luis Suárez, que marcó el quinto tanto. El técnico no se atrevió con Messi y la fiesta prosiguió en el coliseo azulgrana.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad