El Barça da un golpe de autoridad en Europa

stop

El equipo azulgrana gana en el campo del Manchester City (1-2) y el club recupera la calma tras la derrota con el Málaga

Luis Suárez marca a pares en el Etihad Stadium contra el Manchester City; Neymar y Messi lo celebran con él | EFE

24 de febrero de 2015 (22:56 CET)

El Barça recuperó la tranquilidad y la ilusión en el Etihad Stadium. Tres días después de su frustrante derrota contra el Málaga en la Liga, el equipo de Luis Enrique derrotó al Manchester City en el partido de ida de los octavos de final de la Champions y dio un golpe de autoridad en Europa. La victoria tuvo un efecto terapéutico para la afición azulgrana y, sobre todo, para la junta directiva que preside Josep Maria Bartomeu, pero la alegría no fue total tras errar Messi un penalti en el último suspiro. La gran competición europea puede ser la tabla de salvación del máximo dirigente en una temporada que terminará con elecciones a la presidencia del club.

Bartomeu necesita que el Barça esté vivo en todas las competiciones. No hay mejor remedio para calmar tensiones, silenciadas con las victorias y activadas al menor contratiempo. Mientras espera si el juez Ruz archiva o no la causa contra él por el fichaje de Neymar, el máximo dirigente azulgrana necesita la colaboración de una plantilla con una masa salarial que supera los 220 millones de euros. En Manchester, el Barça se reencontró con su mejor versión en una primera parte sublime. En la segunda, en cambio, el grupo barcelonista estuvo más apagado.

Soriano y Begiristain

Ferran Soriano y Txiki Begiristain, máximos ejecutivos del Manchester City que no tuvieron una buena sintonía con Bartomeu cuando coincidieron en el club azulgrana, palidecieron en una primera parte dominada con gran autoridad por un Barça que combinó perfectamente el toque y la velocidad. Es decir, el fútbol de precisión de Guardiola y la contundencia de Luis Enrique para desesperación de Manuel Pellegrini, técnico chileno que en alguna ocasión ha estado en la órbita azulgrana. Los dos goles de Luis Suárez retrataron perfectamente la voracidad barcelonista.

El Manchester City, que ya factura más de 400 millones de euros por temporada, todavía tiene que ajustar muchas piezas, sobre todo en defensa. Clichy, un futbolista que en 2011 abandonó el Arsenal por una oferta irrechazable del City, vivió un tormento en su misión de frenar a Messi. El argentino, muy apagado contra el Málaga, rescató su mejor versión en el Etihad Stadium, pero no supo poner el broche perfecto tras fallar un penalti que hubiera sentenciado la eliminatoria.

El gol del Kun Agüero

Antes, el Kun Agüero marcó el único gol del Manchester City, que deberá marcar dos tantos en el Camp Nou para pasar a cuartos de final. El Barça fue muy superior en la primera entrega, pero no supo rematar a su rival. A la hinchada culé y a Bartomeu les tocará sufrir un poco más, pero su equipo recuperó buenas sensaciones. La Champions tiene un encanto especial. Es el título más preciado y Bartomeu sabe que un final exitoso prácticamente garantizaría su continuidad al frente de la primera entidad deportiva de Cataluña.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad