Joaquín Sabina

Última hora de Joaquín Sabina (y no es buena). “Se veía venir”. Máxima preocupación

stop

El cantautor, poeta y pintor se recupera del susto que dio sobre el escenario

21 de marzo de 2020 (15:41 CET)

A mediados de febrero y en medio de un concierto, Joaquín Sabina dio un susto de muerte a sus seguidores. Al inicio se derrumbó sobre el escenario y tuvo que ser atendido urgentemente por los servicios sanitarios. Al poco tiempo Sabina apareció en el escenario en silla de ruedas quejándose de un fuerte dolor en el hombro. Quería disculparse con aquellas personas que vinieron a verle y lamentándolo mucho comunicó que el concierto debía suspenderse porque no podía seguir. 

Joaquín Sabina

"Con todo el dolor de mi corazón me voy a ir al hospital porque me encuentro muy dolorido, no se imaginan cuánto siento esto", dijo muy apenado Sabina, en una silla de ruedas portada por Joan Manel Serrat, cantante y gran amigo del veterano artista. Parecía que no era nada grave, sin embargo tuvo que ser operado de urgencia. 

Desde la madrileña Clínica Ruber se informó que Sabina se encontraba recuperándose en la UCI tras ser operado por un hematoma intracraneal. Además, tuvo tres fisuras en el hombro izquierdo, donde se quejaba en el concierto tras la caída. A la semana siguiente fue dado de alta. No obstante su estado de salud es delicado y tardará en volver a subirse al escenario. 

Sus familiares están muy preocupados por la salud del cantante. Joaquín Sabina es una persona mayor y su estado de salud es muy delicado, por este motivo es una víctima fácil del coronavirus. Debe extremar todas las precauciones y bajo ningún concepto salir de casa. Además, debe dejar de lado cualquier tipo de vicio como por ejemplo su obsesión por fumar. Él mismo salió del hospital fumando un mentolado. Los médicos ya le recomendaron dejarlo de lado. Entre sus familiares y sus seguidores la preocupación es máxima. 

Todos los países cumplen sus restricciones y el coronavirus no deja de avanzar. En España ya se acumula 25.000 contagios y más de 1.300 muertes. El futuro no es nada esperanzador. 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad