“Tiene una adicción”. Rafa Mora y Sálvame guardan el secreto: “Necesita ayuda”

stop

El colaborador del espacio es consciente del grave problema que tiene una compañera

Rafa Mora llora

23 de diciembre de 2019 (13:48 CET)

Rafa Mora está muy preocupado por la adicción de su compañera. No es el único que se ha dado cuenta. Estamos hablando de Lydia Lozano, una de las caras más visibles de esos últimos años en la mayoría de programas del corazón. Desde Sálvame hasta Salsa Rosa pasando por La Noria y la Tómbola, entre otros. 

cambio físico lydia lozanoComo el resto de sus compañeras, Lydia Lozano también cuida su físico, aunque esta no se somete a tantas operaciones estéticas como María Patiño y Gema López. La periodista tiene otra terrible adicción, igual de grave o incluso peor. Tiene una gran fijación que ha derivado en una enfermedad denominada tanorexia. Obsesión al bronceado. 

Las personas que lo padecen acaban teniendo la percepción de que nunca alcanzan el tono de piel esperado, por lo que no dudan en someterse a sesiones intensas y prolongadas de bronceado, bien a través de las cabinas de rayos UVA o bien a través de la exposición al astro rey. Huelga decir que esta práctica es tremendamente peligrosa para la piel, pudiendo serios trastornos en este sentido.

Esta enfermedad tiene un origen psicológico. Los enfermos siguen los mismos patrones a otros enfermos de otras adicciones. Durante estos últimos años se ha podido ver gracias a su participación en Sálvame como Lydia Lozano ha aumentado su tonalidad de piel. En 2018 se ha llegado a ver como algo peligroso ya que su piel aparece casi como quemada. 

De sus vacaciones a Grecia volvió excesivamente morena y sus compañeros dieron la voz de alarma. "Tiene tanorexia, que es adicción al sol. Para Lydia, estar muy morena no es suficiente, quiere más. Tenemos que entender que las pieles más bonitas y sanas son las que no han visto el sol y Lydia tiene mucho fotodaño: manchas, arrugas y flacidez", explica una doctora. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad