“Tengo cáncer”. David Bustamante, David Bisbal y la música, consternada

stop

El cántabro y el almeriense reciben una mala noticia que les deja helados

David Bisbal y David Bustamante

06 de octubre de 2019 (11:22 CET)

Una vez más el mundo de la música ha recibido un duro revés inesperado. Por suerte, ya es una simple anécdota e importantes rostros de la canción no tienen que lamentar una nueva perdida. David Bustamante y David Bisbal se han hecho eco de la noticia y se han quedado realmente sorprendidos. Ambos dijeron en alguna ocasión que quisieron ser una cuarta parte de lo que es esta gran estrella, Elton John.

Elton John EFE

Elton John ha hecho una gran revelación que guardaba en secreto. "Tengo cáncer", contó en su autobiografía Me. El mítico cantante confesó que padeció cáncer de próstata en 2017 y lo quiso llevar en la más estricta intimidad para no causar una alarma. Esta próxima semana saldrá a la venta su primera autobiografía donde cuenta este episodio y muchos otros que dejarán al fanático del artista con escalofríos. 

"Rechacé  la quimioterapia y opté por la cirugía, sabiendo que no podría tener relaciones sexuales ni controlar mi vejiga", dice el cantante. "Le pedí a Dios por favor no me dejes morir, por favor déjame ver a mis hijos otra vez", ha reconocido el compositor.

Ahora lo cuenta en su libro, pero podría no haberlo hecho y así lo confiesa. Estuvo a "24 horas de la muerte" cuando contrajo una infección después de la cirugía por cáncer de próstata en 2017. Tomó la decisión de extirparse la próstata para "cortar por lo sano". De esta forma evitó someterse a quimioterapia y disimular su enfermedad. No tuvo que visitar tantas veces el hospital, como lo hubiese hecho en ese caso. 

"Fui muy afortunado, aunque, debo decir que en ese momento no me di cuenta", dice. "Estuve despierto toda la noche, preguntándome si iba a morir", recuerda el cantante. "En el hospital, solo, a altas horas de la noche, recé: 'Dios, no me dejes morir, déjame ver a mis hijos otra vez, dame un poco más de tiempo".

Al recordar el susto, John dice que "su estado era tan grave que el hospital no disponía del equipo necesario para hacer frente a su infección", y agregó: "Los médicos le dijeron a David (Furnish, su marido) que me quedaban 24 horas de vida".

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad