Sentenciado. Rafa Mora no pasará de verano, pero a ella se la cargan antes. Las audiencias caen en picado

stop

Los telespectadores dictan sentencia

Rafa Mora

20 de julio de 2020 (15:16 CET)

Rafa Mora ha ido ganando protagonismo en Telecinco en los últimos meses. Es uno de los fijos en las tertulias de los diferentes formatos de la cadena. El ex tronista ha sabido labrarse una buena trayectoria en la emisora privada.

Aunque a otro nivel, pues Kiko Hernández ya forma parte del equipo de presentadores de Sálvame, Rafa también ha aprovechado su oportunidad para anidar en Mediaset y ganarse la vida yendo de plató en plató opinando de la vida de los demás.

rafa mora en sálvame

Golpe de Pasapalabra

No obstante, el aumento de su protagonismo ha venido acompañado de un descenso importante de las audiencias de Sálvame. Sin ir más lejos, la semana pasada se vio superado por primera vez por Pasapalabra, que se emite en Antena3.

Según publicó Kantar Media, el concurso de Atresmedia fue seguido por 1.506.000 espectadores, que se traduce en un 16,7% de share) mientras que Sálvame Tomate, franja del programa que coincide con Pasapalabra, obtuvo 1.485.000 espectadores (16,5%). Unos datos que, si siguen produciéndose, no permitirán pasar del verano a Kiko como presentador o a Mora como tertuliano, entre otros.

A Cristina Tárrega se la cargan antes

Pero ojo, porque no son los únicos que podrían tener los días contados. Cristina Tárrega también anda en la cuerda floja.

Cristina Tárrega

La valenciana se estrenó el pasado 15 de junio con el programa Animales Nocturnos. Un programa en horario de late night que seguía el estilo de otros espacios como Territorio Comanche o Sola en la ciudad. Y lo hizo con unos datos de audiencia aceptables de un 7 por ciento de cuota de pantalla y 366.000 espectadores.

Sin embargo, en las semanas posteriores los datos se han hundido: 8,7 % y 335.000, 8,3 % y 367.000, 6,6 % y 264.000 y 6,1 % y 289.000, respectivamente. Unas cifras que, si siguen esta progresión, terminarán con su cabeza sobre la mesa de Paolo Basile.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad