Sara Carbonero | EFE

Sara Carbonero o la foto en mini bikini: “¿Se ha vuelto a poner morros?”

stop

La periodista vuelve a ser motivo de críticas en las redes sociales

15 de agosto de 2018 (20:10 CET)

En los últimos tiempos, un comentario se ha vuelto habitual cada vez que Sara Carbonero cuelga una foto en su cuenta de Instagram: “¿Se ha vuelto a poner morros?”. Ahora ha vuelto a pasar.

La periodista colgó hace unos días una foto en mini bikini en la que aparece tan sensual como siempre y haciendo gala de su espectacular belleza. Tumbada tomando el sol, la pareja de Iker Casillas se ha llevado un buen número de halagos.

Muchos son los que la piropean y comentan lo “guapa”, “bella” y “sensual” que es. Sin embargo, tal y como es costumbre de un tiempo hasta ahora, no son pocos los que apuntan a la posibilidad de que Sara haya decidido pasar de nuevo por el cirujano para aumentar el tamaño de sus labios.

Sara Carbonero

Una crítica habitual

Y lo cierto es que, teniendo en cuenta el pasado de la periodista, son muchos los que aseguran que sí, que ha vuelto a ponerse en manos de un cirujano para darle aún más volumen a sus labios.

Obviamente ella nunca se ha pronunciado al respecto. Ni lo ha aceptado ni lo ha desmentido. Sin embargo, tan solo hace falta echarle un ojo a ciertas fotos de hace unos años para darse cuenta que el cambio es más que notable.

Sara Carbonero

Sara Carbonero

Algo que, sin embargo, no parece agradar en exceso a algunos de sus seguidores. Es cierto que la gran mayoría de sus fans aseguran que la periodista sigue igual de guapa y desprendiendo una sensualidad envidiable, pero también es cierto que las críticas son cada vez mayores.

No son labios, son salchichas”, “se ha pasado con el relleno” o “con lo guapa que era antes, se está estropeando…” son algunos de los comentarios que resumen el malestar de un sector cada vez más amplio.

En cualquier caso, y viendo el éxito que está teniendo en los últimos tiempos Sara, en especial desde que protagonizó la campaña de Calzedonia, no parece que las voces discordantes le preocupen mucho. Ella, con o sin relleno, sigue a lo suyo. Mal no le va.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad