Sara Carbonero en topless: la foto que Iker Casillas no quiere que veas | EFE

Sara Carbonero en topless: la foto que Iker Casillas no quiere que veas

stop

La comunicadora disfruta ahora haciendo sus pinitos en el mundo de la moda

08 de julio de 2018 (16:48 CET)

​Sara Carbonero es sinónimo de sensualidad. Desde que saltó a la fama en el ya famoso Mundial de Sudáfrica con su beso a Iker Casillas delante de las cámaras, la toledana ha ido ganando peso y ahora es una de las mujeres más seguidas y envidiadas del país.

Se marchó a Oporto hace un tiempo para acompañar a su marido en la aventura de la liga portuguesa, y allí ha encontrado la tranquilidad y la calma de la que no podía disfrutar en Madrid.

Y es que el ‘boom Carbonero’ fue de los que hacen historia. Sara se convirtió en la reina de la televisión deportiva, donde, al frente de los Deportes en Telecinco, logró índices de audiencia más que buenos.

La foto que Iker no quiere que veas

El caso es que fue en ese momento, cuando Sara era perseguida por los paparazzi cuando las fotos robadas de la española llegaron a ser casi una obsesión para la prensa del corazón. Todo el mundo quería tener una foto de la periodista en topless.

Sara Carbonero cerdeña

Pero no lo lograron. Y es que Carbonero, al contrario de otras celebrities como Cristina Pedroche, Pilar Rubio o Paula Echevarría, que sí que han posado en topless o semidesnudas en más de una ocasión, tiene mucho cuidado y se reserva las partes más íntimas de su cuerpo para ella.

Siempre ha sido una mujer que ha estado muy atenta a no ser captada por los fotógrafos en situaciones peliagudas. No le gusta a ella pero tampoco a su marido, que incluso ya le ha hecho más de una broma (o no) a su mujer a través de las redes sociales. “No enseñes tanto el muslo que te constipas” le escribió hace unos días medio en broma medio en serio.

La foto en topless de Sara Carbonero

Y eso que las cantidades que se estuvieron barajando durante mucho tiempo en la prensa del corazón fueron brutales. Estaban tan desesperados por encontrar una foto de Sara mostrando sus pechos que incluso se llegó a ofrecer ni más ni menos que 100.000 euros por una foto robada.

Teniendo en cuenta eso, son muchos los que avisan que si Carbonero hubiera aceptado posar en topless en una sesión de fotos programada, las cifras se hubieran disparado aún más. Pero no, Sara e Iker no han querido nunca dar ese paso. Ni les gusta ni lo necesitan.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad