Miriam Saavedra | Mediaset

Sábado Deluxe o la foto de Miriam Saavedra “sin pecho, ni culo y con nariz de loro”: Jorge Javier Vázquez alucina

stop

La peruana no tenía el aspecto que tiene en la actualidad

29 de diciembre de 2018 (15:40 CET)

Hace algo más de una semana que Miriam Saavedra se convirtió en la sexta ganadora de GH VIP. La peruana se llevó el maletín a casa, después de ser la favorita de la audiencia. Y es lo que le faltaba para catapultarla en el ‘mundo rosa’.

Arrasa tras su salida de la casa

Tras su paso por Guadalix, varios han sido los ‘bolos’ que ya ha hecho para sentirse cerca de los fans que la hicieron vencedora. El éxito que está teniendo es brutal y ha sorprendido a su entorno más cercano.

Además, según la información de Kiko Hernández, colaborador de Sálvame, la ex de Carlos Lozano puede que ya no lo sea tanto. Y es que ambos se volverían a estar viendo en estos últimos días y hay quién apunta a que suenan campanas de boda entre la pareja. ¡Verlo para creerlo!

El pasado de Miriam Saavedra

Sin embargo, vuelven a sorprender algunas fotos del pasado de la peruana. Y no nos referimos a las fotos que circulaban por la red de cuando Miriam posaba en lencería provocativa para algunas revistas y marcas comerciales. No son estas.

Miriam Saavedra 033

Hablamos de algunas fotos de la sudamericana antes de eso. De una “Miriam Saavedra sin operar”. Y es que la ganadora de GH VIP nunca tuvo los pechos ni la cara que luce hoy en día.

Así era Miriam Saavedra

Nos referimos a una Miriam que todavía no conocía a Carlos Lozano, que desconocía el éxito que tendría en España y que intentaba ganarse la vida en su país, Perú. “Sin pecho, ni culo y nariz de loro”, son algunas críticas que circulan por la red sobre su aspecto de antaño.

Miriam Saavedra 004

Miriam Saavedra 034

En las fotos que han trascendido Miriam ya se había operado el pecho, con lo que el cambio se nota mucho más en su rostro. Sobre todo, en la nariz y el mentón, que lo tenía mucho más puntiagudo. Ahora se percibe más fino y suavizado. Sin duda, hasta Jorge Javier alucina con el cambio.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad