"Roto, desolado y hundido". Roberto Leal se lleva el palo de su vida. "Nadie se lo esperaba"

stop

Esto no se lo esperaban

Roberto Leal OT

01 de julio de 2020 (15:50 CET)

En la televisión hay formatos que funcionan y han entrado tanto en el corazón como en las costumbres de los televidentes. Aun así, necesitan renovarse para mantener algún tipo de sorpresa en la audiencia y sumar a nuevos interesados.

Roberto Leal fue la solución de renovación que aplicó un programa de amplio recorrido como Pasapalabra, el cual ya acumula 20 años en los televisores de toda España. Sin embargo, la situación no ha mejorado como se esperaba, de hecho, las primeras críticas describen el momento del presentador como sigue: “Roto, desolado y hundido”.

El reportero, periodista y presentador de Alcalá de Guadaíra a su llegada a este reto comentó para La Vanguardia: “Hubiera sido muy torpe decir que no a Pasapalabra. El reto es mayúsculo y me tengo que poner las pilas para estar a la altura de lo que se espera del formato”. Estaba consciente de la enorme responsabilidad que cargaba a sus espaldas, pero también muy motivado de sacar todo adelante.

ROBERTO LEAL

Los números en los primeros programas de Roberto Leal no han llegado a lo estimado en la previa. Y es que, meses después, se confirma que Pasapalabra no puede con Sálvame. Este habría sido el gran objetivo con el fichaje del nuevo conductor.

Roberto Leal y el ascenso insuficiente

El efecto Pasapalabra de los primeros días logró que Sálvame bajara en cierta medida su audiencia, pasando de 2.549.000 a 2.018.000 televidentes. No obstante, este ascenso que era prometedor y que generó una mejora sustancial en la cuota del renovado programa, terminó por estabilizarse sin superar al presentado por Jorge Javier Vázquez, Paz Padilla, Carlota Corredera, Kiko Hernández y Núria Marín.

jorge javier vázquez

Roberto Leal tendrá que reinventarse dentro de la dificultad para encontrar la mejor fórmula de entretenimiento junto a Miguel Ángel Aparicio (Director) y Jorge Pérez Vega (Productor Ejecutivo). Competir contra un gigante afianzado ha resultado mucho más difícil de lo proyectado en un principio.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad