¡Peligro con este tipo de pollo! Gema López y toda España avisados: alerta alimentaria

stop

La colaboradora de Sálvame muy pendiente del nuevo estudio de unos investigadores

Kiko Hernández y Gema López

05 de febrero de 2020 (15:44 CET)

Gema López asustada y muy preocupada. La colaboradora de Sálvame y el resto de ciudadanos en alerta por el consumo de carne. La Organización Mundial de la Salud lleva años avisando sobre que el excesivo consumo de carne roja y los procesados pueden provocar cáncer. Estos últimos son los menos indicados para ingerir. Las personas que los consumen con asiduidad tienen el 18% de probabilidades más de sufrir cáncer de colon. 

Desde entonces muchas personas han intentado reducir la ingesta de estos productos con derivados. Sustituirla por alternativas como la proteína vegetal o el pescado ayuda a proteger contra la diabeteslas enfermedades cardiovasculares y contra otros tipos de cáncer. Más aún: una reducción de 85 g. en nuestro consumo de carne semanal se relacionaba recientemente con un riesgo 17% menor de morir prematuramente por cualquier causa. Y desde el incipiente campo del estudio del microbioma, los microorganismos que habitan en nuestro tracto intestinal, se vincula su ingesta a un aumento de la inflamación y de las bacterias nocivas.

polloTambién apareció hace unos meses una publicación que decía todo lo contrario y protegía el consumo de carne roja. Las probabilidades de enfermerar eran "bajas" y casi inexistentes. Ahora ha salido a la luz otro artículo científico en el que se mete también en esta polémica al pollo. Al contener un menor número de grasas saturadas es considerada carne blanca o magra. Por tanto su consumo está permitido, por lo menos hasta hoy, unas tres veces a la semana. 

Así, según los investigadores de la Northwestern Medicine and Cornell University (EEUU), comer dos raciones de carne roja, carne procesada o pollo a la semana se relacionaría con un riesgo de enfermedad cardiovascular entre un 3% y un 7% superior. Asimismo, estas dos raciones semanales de carne roja o procesada -pero no de pollo- supondrían un 3% más de posibilidades de morir prematuramente por cualquier causa. El consumo de pescado, por otra parte, no conllevaría ningún riesgo aparejado.

"Es una diferencia pequeña, pero vale la pena intentar reducir el consumo de carne roja y procesada como la mortadela, el salchichón y los fiambres", explica la investigadora senior, Norrina Allen. Al calor del anterior estudio, "todo el mundo interpretó que había vía libre para comer carne roja, pero no creo que eso sea lo que respalda la ciencia", valora la profesora. "El consumo de carne roja se ha asociado de forma consistente con otros problemas como el cáncer".

Aunque el riesgo del pollo radica más bien en la forma de prepararlo y no en el alimento en sí. Lo más peligroso es hacerlo frito o rebozado si no se usa aceite de oliva virgen extra. Al incorporar aceite de girasol le estás añadiendo las grasas que no tiene. Es muy importante no abusar del pollo frito, algo muy común en la mesa especialmente si en casa hay niños. Tampoco es recomendable comerse la piel de estos animales. 

 

 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad