última hora Blanca Fernández Ochoa

“Pedro Delgado está roto”: la “terrible última hora” de Blanca Fernández Ochoa

stop

Continúa una nueva jornada de búsqueda para encontrar a la exmedallista olímpica

04 de septiembre de 2019 (13:28 CET)

Última hora 

Un guardia civil que se encontraba fuera de servicio daba con el cuerpo sin vida de Blanca Fernández Ochoa en la zona de la Peñota. Un vecino de la zona la vio un día antes de su desaparición y le comunicó que iba a hacer esa ruta. Finalmente familiares y amigos reciben la peor de las noticias. La exmedillista olímpica fallece a los 56 años de edad. 

Declaraciones de los familiares 

La sierra de Guadarrama, su montaña favorita para hacer senderismo, sería el último lugar donde la habrían visto. De hecho ahí se encontraba aparcado su coche en perfectas condiciones y con objetos personales en su interior. 

A medida que avanzan los días la familia pierde todo tipo de esperanzas. Están cansados y cada vez más desanimados tras las últimas informaciones. No solo ellos también compañeros de profesión de Blanca. Todos los deportistas de élite brindan su apoyo, como Pedro Delgado, también conocido como Perico. Exciclista español que obtuvo un total de 49 victorias entre los años 1982 y 1994 cuando se mantuvo en activo.

Como deportista, Pedro Delgado conocía bien a la familia Fernández Ochoa, una familia de medallitas. Tenía contacto con Paco, uno de los hermanos de la exesquiadora. Francisco un esquiador alpino y único español que consiguió alzarse con una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de invierno. Su fallecimiento dejó tocado a Perico y también a su hermana Blanca.  "Pedro Delgado está roto" ante "la terrible última hora", afirman. 

Dolores, otra de las hermanas, está desolada. Un día más como cada mañana se ha despertado y se ha incorporado a la nueva jornada de búsqueda. “Cada día tengo las esperanzas más bajas”, ha confesado Dolores, hermana de la desaparecida. "Nos dicen que hay gente capaz de aguantar tantos días y Blanca es una de esas personas. Si no está muy lesionada, puede aguantar", añade.

Según cuenta los hijos de la exesquiadora son los que peor lo están pasando estos días. "David ha estado aquí todo el día. Olivia no, le viene bien entrenar al rugby. Me ha llamado tres veces hoy y la he notado muy decaída", manifiesta.

Dolores está agotada. No ha podido aguantar toda la jornada. "Nos hemos pegado una buena paliza. Hemos caminado siete horas. Y luego están los nervios y la angustia", cuenta. 

Por el momento Dolores ha rechazado cualquier tipo de ayuda psicológica, aunque no descarta aceptarla en un futuro. "La atención especializada es buenísima pero yo no estoy en esa fase, quiero dar con mi hermana ahora. Si vienen malas noticias, ya veré cómo lo afronto. Pero de momento, mi objetivo es buscar y encontrar a Blanca"

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad