bertín osborne

Muere arruinado. Compañero de plató de Bertín Osborne: lujos, excesos y mujeres

stop

El presentador de Mi casa es la tuya se queda sorprendido con la vida que llevó uno de sus referentes

11 de julio de 2020 (15:47 CET)

Bertín Osborne y Arévalo tuvieron sus discrepancias en medio de su gira, pero finalmente lograron hacer las paces. Al fin y al cabo no son tan diferentes. Los cómicos se han basado mucho en otros artistas como Gila. ¿Quién no se acuerda de él? Especialmente si se es de la edad de Bertín Osborne. Cuando éste era joven Gila estaba en todo su esplendor. 

Gila se enamoró en numerosas ocasiones y no todas sus mujeres dibujaban la misma versión que tenía el público del humorista. Carmen, una de sus mujeres, lo veía como un padre distante y aparentemente hastiado de su mala fortuna sentimental. Nunca apoyó económicamente a su pareja ni a sus hijos, a quiénes terminó abandonando. El dinero que ganaba gracias a sus espectáculos y a sus apariciones en televisión lo ingresaba en su cuenta corriente, solo a su nombre, y de ahí no salía. Siempre y cuando no se lo gastase en sus diversiones. 

gila humoristaEl artista malgastaba la fortuna que ganaba trabajando en los monólogos. Su humor gustó mucho en su época, era blanco y familiar. Fue un peronaje muy querido y original para el momento que le tocó vivir. La gente se distraía viéndole. Sus franses más famosas fueron "que se ponga", siempre con el teléfono a su lado para cuando suene la llamada. En su madurez volvió a casarse, esta vez con su tercera y última esposa, María Dolores Cobo, con la que tuvo una tercera hija llamada Malena Isabel.

Los últimos años de su vida los pasó en Barcelona, donde falleció en 2001. El próximo año se cumplirán dos décadas de su muerte. Esos últimos años los vivió sumido en la tristeza. Su popularidad descendió y sus ingresos ya no eran los mismo. Gastó mucho en sus diversiones y ya no tuvo el suficiente dinero para vivir con tranquilidad. Murió arruinado. El triste final de un juguete roto. Todo se lo había gastado en caprichos y lujos. Cenas, regalos, viajes.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad