Jordi Cruz cocinando

“Lo mata, hace croquetas y las reparte a los vecinos”. Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y España en shock

stop

Los jueces de MasterChef no se creen la nueva receta de las croquetas

07 de octubre de 2019 (12:46 CET)

MasterChef, programa presentado por Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera, triunfa con éxito en la noche de los miércoles. El programa de Shine Iberia y TVE no se resiente a pesar de emitir tres versiones al año del concurso y llevar casi ocho años ininterrumpidos en antena. Un valor seguro para la cadena pública. Su único espacio que hace una audiencia formidable y consigue levantarle el día. 

Desde que existe MasterChef muchas personas de todas las edades, especialmente niños y jóvenes, tanto hombres como mujeres, se han aficionado por la cocina. Son muchos los que sueñan con dedicarse a la cocina, abrir su propio restaurante y conseguir su primera estrella michelín. Sin embargo no es un camino fácil. 

Mientras unos usan el talent show culinario más exigente del mundo para aprender y divertirse, otros lo usan para conseguir unas técnicas depuradas para esconder un cuerpo. Escalofriante, sí. Una vez más la realidad supera la ficción. María del Carmen, una vecina de Castro Urdiales, repartió durante meses comida casera y croquetas a las vecinas del pueblo. 

La mujer está acusada de matar a su marido, hervir su cabeza y regalarlo en unas croquetas metidas en una caja de cartón a unas vecinas. Fue una vecina quién denunció haber encontrado una cabeza en el interior de una caja de cartón. La cabeza pertenecía a Jesús María, un banquero jubilado, desaparecido desde el 11 de abril. La mujer hirvió la cabeza de su marido para que no oliese mal. 

Jesús desapareció en febrero, su mujer denunció la desaparición en febrero, argumentando que su novio la había abandonado sin dar explicaciones. A la policía no le cuadraba esta explicación porque no había ningún movimiento en las cuentas bancarias. Decidió investigar la casa de Jesús María y María del Carmen. Antes de que llegasen, la presunto autora del crimen le entregó a su vecina una caja con, supuestamente, juguetes sexuales.  

La vecina curioseó la caja y encontró la cabeza. Fue entonces cuando avisó a la policía. María del Carmen argumentó que se encontró la cabeza en la puerta de casa y la guardó porque era el único recuerdo de su marido. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad