Infanta Elena

Las “cajas negras” que tienen a la infanta Elena (y compañía) tragando saliva por esto que hay

stop

La información que pone patas arriba La Zarzuela

17 de marzo de 2020 (14:00 CET)

Por mucho que el pasado fin de semana el Rey Felipe anunciara a través de un comunicado que, en referencia a los supuestas cuentas de su padre, Juan Carlos I, en Suiza donde habría llegado dinero de forma irregular, optaba por renunciar a su herencia, el lío continúa en la Casa Real.

Y la infanta Elena lo sabe muy bien. Entre otras cosas porque, si bien es cierto que Juan Carlos lleva un tiempo apartado de La Zarzuela, no son pocos los que saben en la familia que no es otra que Corinna, la ex amante del emérito, la que tiene información que podría hacer saltar por los aires la monarquía.

Las “cajas negras” de Corinna

No ha sido otro que el medio eldiario.es el que ha tenido acceso a una acta notarial en la que la empresaria alemana no se muerde la lengua y afirma tener en su poder información muy comprometedora de la Familia Real española.

Corinna Familia Real

“El 10 de mayo de 2012, [la empresa de seguridad] Algiz me mandó un correo electrónico para decirme que transportarían las 8 cajas negras y 16 cajas de seguridad al apartamento. Se trataba de una referencia a las cajas donde me dijeron que pusiera los documentos que probaban asuntos personales y privados, así como correspondencia oficial, informes políticos confidenciales, y transacciones financieras y comerciales en las que se veía involucrado el rey emérito y otros miembros de la Casa Real”, apunta Corinna en un acta que, desde luego, a puesto de los nervios a más de uno en La Zarzuela.

Esos “asuntos personales y privados” y esas “transacciones financieras” son las que, como bien sabe Felipe y sus hermanas, pueden hacer que la figura de su padre caiga aún más en picado.

De momento, el vigente rey ha tomado la decisión de renunciar a su herencia. Un gesto aplaudido por muchos y criticado por otros dado que no puede hacerse efectivo hasta que Juan Carlos I fallezca.

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad