La terrible enfermedad de Kiko Matamoros que tiene a Jorge Javier Vázquez (y hasta a Belén Esteban y Paz Padilla) con mucho miedo

stop

El colaborador de Sálvame sufre un grave problema y estaría a punto de quedarse completamente ciego

Kiko Matamoros

13 de marzo de 2019 (14:59 CET)

Kiko Matamoros es el hombre del momento tras dar a conocer su romance con una joven bailarina, Cristina Pujol. El colaborador de Sálvame sorprendió haciendo público su próximo enlace matrimonial. Muchos compañeros del espacio creen que es solo una venganza debido a los celos que siente porque Makoke ha conseguido rehacer su vida en tiempo récord con Tony Spina. 

Esta relación le ha producido un enfrentamiento con Paz Padilla después de que esta diese a intuir que la nueva novia del colaborador podría ser prostituta. Matamoros siempre ha criticado la labor de la humorista en el espacio. Además tiene una guerra abierta con Belén Esteban por dañar a su íntimo amigo, Toño Sanchís. Estos problemas le han venido bien para desviar la atención de otro más importantes para él. Como su ceguera. 

Kiko Matamoros presenta a Cristina Pujol

Kiko Matamoros se está quedando ciego. El colaborador ya ha perdido la visión total de su ojo derecho a causa de un glaucoma que le fue detectado hace una década. Por suerte aún conserva la visión del ojo izquierdo. El exmarido de Makoke sufre una enfermedad que afecta al nervio óptico, no se puede operar y consiste en la perdida de visión progresiva. Los especialistas médicos que le tratan han podido alargar el tiempo lo máximo posible. Diagnosticaron diez años y ese tiempo se cumple en unas semanas. Kiko Matamoros tiene más que asumido su desenlace. No hay nada que le asuste al hombre más duro de la televisión. 

Puede ser que este carácter que muestra actualmente en Sálvame se deba a la enfermedad. Matamoros siempre quiere hacerse el fuerte y hacer como que nada le afecta, pero no es así. Kiko Matamoros como todas las personas necesita ser escuchado y apoyo y parece que lo ha encontrado en Cristina Pujol con quién admite ser más feliz que nunca. Esta enfermedad también podría haber avanzado por su estrés y nerviosismo por los frentes abiertos que tiene actualmente como la guerra con su exmujer o las peleas constantes con su hijo Diego Matamoros. 

 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad