Reina Sofía | EFE

La reina Sofía salpicada. Contaba billetes en Zarzuela con una máquina. Así ayudaba a su marido. Destapado

stop

La colaboración de la que acusan a la madre de Felipe VI

14 de julio de 2020 (13:09 CET)

Nueva bomba en Zarzuela. El culebrón de la presunta implicación en casos de corrupción por parte del rey emérito Juan Carlos I sigue dando de qué hablar. Atención a las últimas declaraciones de Corinna que acaban de salir a la luz, y que habría grabado el comisario Villarejo.

Según revela la princesa en unas cintas recuperadas por OKDiario, Juan Carlos se llevaba el dinero a Zarzuela en billetes. Según explica ElConfidencial, era Dante Canónica el que llevaba en persona el montante desde Suiza Madrid. Lo hacía semanalmente, en cantidades superiores a los 200.000 euros.  Y para cuando llegaba a Zarzuela, el monarca le esperaba con una máqiona que tenía para contarlo, al más puro estilo novela de mafiosos.

Juan Carlos I Arabia

Corinna atiza una vez más a Juan Carlos I

Esto contaba Corinna sobre los movimientos del ex Jefe de Estado: “El dinero de Juan Carlos I está en La Zarzuela. Tiene una máquina para contar los billetes”. Y seguía: “Vas contando dinero y te vas a morir con todo ese dinero. Como Shakespeare… Mi padre siempre me ha enseñado: ‘Vivir bien es un talento…a partir de una cierta cantidad que te permita vivir bien’. El Emérito con un poco de dinero podía haber tenido una vida extraordinaria, sin problemas, pero como es tan… Descubrí que el dinero es su peor adicción. Se mueren para el dinero. No para el amor”, reveló la que fuera amiga del padre de Felipe VI.

La reina Sofía, salpicada

Unas palabras que le hacen venir a cualquiera a la cabeza esa imagen de Juan Carlos metiendo sacos de billetes en Palacio, contándolos con su máquina y guardándolos en la caja fuerte.

Unas declaraciones que, además, no solo señalan al emértito. Estas meten también a los más cercanos del rey, como la emérita doña Sofía. Algunos incluso opinan que podría ser “cómplice”.

Juan Carlos I| EFEComo considera más de una fuente, a no ser que fuera ciega, en algún momento debería haber visto a su marido realizando movimientos extraños, al que habría ayudado en sus tejemanejes mantiendo silencio al respecto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad