La Reina Letizia o el encuentro secreto de Felipe VI con una mujer: “Divórciate” (y arde la Casa Real)

stop

Nuevo lío en Zarzuela

Infanta Cristina

19 de enero de 2019 (16:12 CET)

La infanta Cristina vive un momento clave. Debe tomar una gran decisión que marcará a partir de ahora un nuevo rumbo en su vida y en el de su familia. Su resolución podrá tener consecuencias negativas o positivas, todo depende de ella. Doña Sofía le aconseja pensar con la cabeza, también su hermano, el Rey Felipe VI, y su hermana mayor, la infanta Elena. No es algo que pueda decidir a la ligera. Porque, además, el tema es peliagudo.

En unos meses Iñaki Urdangarin podría recibir su primer permiso penitenciario y reunirse con su mujer, Cristina. Una idea que no gusta un pelo en la Casa Real, a Felipe VI y, en especial, a la Reina Letizia, muy distanciada de una Cristina a la que quiere cuánto más lejos mejor. 

El monarca ha mantenido encuentros secretos y a solas con Cristina, sin la presencia de una Letizia con la que saltan chispas. Unas conversaciones en las que ha puesto la separación de Urdangarin sobre la mesa con un claro y contundente “divórciate”. Un pensamiento que no es único en Felipe VI: los avisos a la hermana menor del rey, en este sentido, bombardean la psique de la pequeña de los Borbón con un mismo objetivo: Cristina no debe dejarse llevar por el corazón. Si vuelve a verse con el empresario será expulsada de nuevo de Zarzuela y eso incluye a sus hijos. 

Infanta Cristina

Una presión que está pasando factura a una Cristina que en las últimas fechas ha tomado decisiones significativas y que son un aviso a navegantes de lo que podría aguardar a la vuelta de la esquina.

Lo avanzaba la periodista Pilar Eyre, advirtiendo de que la ruptura de la infanta Cristina con Iñaki podía ser fruta madura, y el tiempo va camino de darle la razón. Una prueba clara es el cumpleaños de Urdangarin. Su mujer no fue a visitarlo en una fecha tan señalada. No hay ningún motivo de peso para justificar su ausencia y ante las preguntas del por qué, se corre un tupido velo. Simplemente no hizo por ir, resumen. Sin embargo, si estuvo en navidades con sus dos hijos mayores. Es la última vez que se acercó a la prisión de Brieva. Porque desde que vuelve a aparecer en la foto de familia con los reyes, Urdangarin no le ha vuelto a ver el pelo.

Los que la conocen avisan de que el rostro de Cristina evidencia un gran desgaste por unos acontecimientos que la superan. Además, su enemistad con Letizia no ayuda. 

La Reina, afirman, está esperando un paso en falso de la infanta para volverla a mandar a Ginebra con su prole en un billete de ida sin vuelta. Felipe, el Rey y su hermano, no está por la labor. Pero pide un gesto a Cristina: Iñaki debe ser pasado, nunca presente y aún menos futuro.

Continuará.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad