La noche loca de Juan Carlos I en un Boeing 747 silenciada a España hasta ahora

stop

El rey emérito no quería perderse una de las grandes fiestas con sus amigos

Don Juan Carlos interior avión

09 de febrero de 2020 (11:32 CET)

Seguramente todos habrán oído hablar del aterrizaje de emergencia del avión Air Canadá en Madrid esta misma semana, una historia con final feliz para las 130 personas que viajaban a bordo. El aparato sufrió problemas graves en el motor y una rueda al despegar del aeropuerto. La nave estuvo 4 horas dando vueltas alrededor de su punto de partida con el objetivo de quemar combustible y volver a tierra sin el peligro de provocar un incendio si la maniobra se complicaba. 

Aprovechando este suceso, Jaime Peñafiel, cronista por excelencia de la Casa Real, echo la vista atrás para recordar un caso de características similares con Don Juan Carlos I como protagonista. Según Peñafiel, el rey emérito era un peligro cuando surcaba los cielos. 

Juan Carlos I en el avión real

Don Juan Carlos I siempre ha sido muy caprichoso y mandaba a sus pilotos de un lado para el otro. Recorría miles de kilómetros con su avión privado. En ocasiones visitaba la ciudad de Yeda, perteneciente a Arabia Saudí para pasarlo en grande con el príncipe Fawez. Sin embargo, al cruzar el desierto a veces los planes no salían como él se esperaba. Por culpa de una tormenta tuvieron que regresar a España, pero cuando ésta remitió el monarca quiso volver como si nada, mientras él, muy tranquilo, fumaba en pipa, todo un temerario. El avión tenía el combustible cargado a rebosar. 

"Caprichos. Podía haber alegado que en el avión mandaba él, pero acepto disgustado la orden". Jaime da una cifra escalofriante: "40 toneladas de combustible". Podrían haber volado hasta quemar el combustible necesario, pero Juan Carlos I creyó que la mejor opción era vaciar en medio del vuelo los tanques de queroseno, con el peligro que eso comportaba para el resto del pasaje de la comitiva de Zarzuela, con el periodista incluido. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad