La muerte que golpea a todo Sálvame. Paz Padilla vivió sus peores días. “Se ha ido”

stop

La presentadora gaditana muy dolida con el nuevo revés que le ha dado la vida a la actriz

paz padilla

08 de junio de 2020 (16:26 CET)

"Mejor que Paz Padilla no diga nada", escriben en las redes. Ya metió la pata una vez y fue muy criticada por ello. La presentadora de Sálvame cubrió el fallecimiento de Álex Lequio y salió muy perjudicada por sus palabras. Aunque todos sabemos que no era su intención, simplemente se expresó mal, Paz Padilla llegó a decir que la muerte de un hijo es una muerte más y la comparó con la de su madre de 91 años. 

Ana Obregón no lo está pasando bien y todo su entorno está muy preocupado por ella. La familia Obregón se ha volcado en estos momentos. No la han dejado ni un solo segundo sola. Ni tan siquiera el padre de su hijo, Alessandro Lequio, ha venido de visita todos los días. El pasado domingo la presentadora se convirtió en tendencia en Twitter y todos sus seguidores se preocuparon, las últimas frases de Ana en el mensaje desgarrados hacia su hijo no auguran un buen futuro. 

Ese domingo falleció su perra Luna, la que le regaló a su hijo cuando tenía 13 años. La golden retriever había sido una parte fundamental en la vida de Ana y Álex. Los tres estaban juntos siempre. Como era de esperar la otra miembro de la familia también se merecía unas bonitas palabras en las redes sociales de Ana como homenaje. Lo hizo con una fotografía de su hijo abrazando a su perrita. 

"Cuando tenías trece años me regalaste por mi cumple una foto en la que escribiste: Luna, Aless y mamá. Éramos una familia llena de amor. Siempre juntos los tres", empezaba explicando Ana la importancia de la perra en su familia. "Lunita te esperó varios meses a que volvieras a casa pero nunca lo hiciste. Sé que se ha ido de pena, para poder estar contigo. Sé que ahora estaréis juntos corriendo a través de la eternidad. Pido cada noche que muy pronto pueda estar con vosotros y volver a ser la familia que éramos para siempre. No sé cómo decirlo", prosigue. Ana Obregón finaliza su post reiterando su inmensa tristeza y pena: "Aquí abajo me siento huérfana de hijo y de mi mejor amiga. Os echo infinitamente de menos".

Unas desgarradoras palabras que preocupan y mucho a sus familiares, amigos y todas aquellas personas que la quieren. Ana Obregón siempre ha sido una persona alegre y fantasiosa y esto ha cambiado por completo. La vida le ha asestado el mayor golpe y parece que no está dispuesta a dejarla tranquila y superar el dolor. Muchos creen que necesitaría ayuda de especialistas al leer sus últimas palabras. Las dos ocasiones en las que ha escrito en redes sociales ha dejado claro su deseo de reunirse con su hijo fallecido. 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad