La fuerte discusión de Andrea Janeiro con Miguel Marcos deja a su madre contra las cuerdas

stop

La hija de Belén Esteban se retira a tiempo antes de verse envuelta en la polémica

Andrea Janeiro y Belén Esteban

18 de junio de 2020 (13:22 CET)

Belén Esteban ha pasado este confinamiento con Andrea Janeiro. Su hija regresó a España antes de decretarse el estado de alarma al suspenderse las clases en Reino Unido. Al llegar ella, Miguel Marcos se fue, pero lo hizo con mutuo acuerdo de su mujer. Él es conductor de ambulancias y estaba en todo momento en contacto con personas enfermas por Covid-19. Por este motivo, y al ser Belén una persona que pertenece al grupo de alto riesgo por su diabetes, decidieron separarse temporalmente. Ahora vuelven a estar juntos y Andrea Janeiro ha desaparecido por completo. 

Andrea Janeiro era quién grababa a su madre en sus recetas de cocina, su nueva sección a distancia debido a la imposibilidad de acudir a plató. Ahora es ella misma quién lo hace o Miguel Marcos. No queremos decir que se ha peleado con el marido de su madre, simplemente ella es joven y seguro que ésta aprovechando las tardes para salir con sus amigas. 

andrea janeiro

Sálvame preguntaba mucho por Andrea Janeiro, pero no consiguió que ésta les dedicase ninguna palabra. La joven ya comunicó que no quería ser un personaje público. Por este motivo Belén Esteban la salvaguarda. Debido a su participación indirecta muchos medios volvían a hablar de Andrea. Algo que ni a ella ni a su madre les gustaba. Por este motivo tomaron esta drástica decisión. 

Andrea Janeiro y Miguel Marcos habrían tenido alguna discusión. Y es que la joven ve con buenos ojos que su madre rehaga su vida. Está feliz de verla con Miguel, sin embargo respecto al posible embarazo no piensa igual. No quiere tener ningún hermano. Ella ya tiene casi 21 años y la diferencia con un "hermanastro" sería notable. De hecho, más que su hermano podría ser perfectamente ya su hijo. De hecho, si tuviese un hijo en los próximos años se llevaría muy poco con su hermano. El tío y el sobrino. Además, piensa que su madre, con 47 años, ya no tiene edad para quedarse embarazada de nuevo. Lo malo es que Miguel Marcos es muy joven. Todavía está en la treintena y no tiene hijos y por supuesto le encantaría. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad