La famosa (y ya murió) que dejó estas confesiones de Isabel Pantoja destapadas ahora

La cantante se topa con estas declaraciones sobre alguien de su pasado

Fotografía: La famosa (y ya murió) que dejó estas confesiones de Isabel Pantoja destapadas ahora
Fotografía: La famosa (y ya murió) que dejó estas confesiones de Isabel Pantoja destapadas ahora

El pasado 2 de mayo Carmina Ordóñez hubiese cumplido 65 años. Una de las mujeres más bellas de la farándula, que enamoró a un torero y tuvo unos hijos extraordinarios que siguieron la estela de su padre, pero la belleza de su madre. 

Pilar Eyre recuerda su encuentro y cómo iba ella. Tan sencilla y elegante como siempre. “Era una belleza sin artificios, con la piel marfileña levemente azulada debajo de los ojos negrísimos y los labios muy rojos y sensuales, como si se los hubiera mordido. Llevaba el pelo medio recogido y parecía una beldad antigua de calendario”, escribe. 

La periodista recuerda algunas anécdotas de su trayectoria, especialmente cuando conoció a Isabel Pantoja. Carmina se separó de Francisco y tuvo una relación con Julián Contreras. En aquel momento el torero mantenía una relación con Isabel Pantoja, con quién se casó y tuvo un hijo, Kiko Rivera. La tonadillera cuenta que él fue el hombre de su vida. De hecho cuando falleció a causa de varias cornadas, Isabel Pantoja era su viuda, tal y como contó Carmina Ordóñez. 

Isabel Pantoja en Honduras“Su viuda, digna y dolorida, es Isabel Pantoja”, y me dijo: “Ahí, donde estás sentada, le tuve que contar a Francisco, un hombrecito de diez años: ‘Papá se ha ido al cielo vestido de torero…”. Llevaba cinco años separada de Paquirri: “Solo recuerdo las cosas buenas y le estoy muy agradecida a Isabel por lo bien que se ha portado estos años con mis hijos…”. Le pregunté si se habían visto: “No quise ir al funeral porque no era mi lugar, pero ayer estuve en su casa y sobre la cabecita de los tres niños nos comprometimos a que seguiríamos unidas por su bien”. 

Respecto a la herencia de Paco, Carmen no quería nada. “El dinero de Paco no me importa nada… No lo necesito porque tengo mi trabajo y Julián va a grabar un disco con una compañía muy importante… Hay la parte de mis hijos, la que marca la ley, voy a coger un abogado para que defienda sus intereses, claro está, porque yo no quiero mezclarme en eso, pero confío en Isabel”.