Kiko Rivera pone precio a la venta de Cantora

Kiko Rivera amenaza a su madre, Isabel Pantoja, con pedirle el 49% de Cantora que le corresponde

Fotografía: Kiko Rivera pone precio a la venta de Cantora
Fotografía: Kiko Rivera pone precio a la venta de Cantora

Kiko Rivera e Isabel Pantoja enfrentados públicamente por primera vez. Nadie hubiese dicho nunca que madre e hijo podrían romper su relación en directo. El DJ concedió una entrevista en exclusiva a ‘Sábado Deluxe’ para hablar de sus supuestas infidelidades, pero terminó hablando de sus problemas psicológicos y de su adicción a las drogas. La tonadillera no tardó en llamar muy enfada por ver como su hijo vende una enfermedad. El cantante ya ha dejado claro que tiene problemas económicos y esta es la mejor forma de solucionarlos.

Fotografía: Kiko Rivera pone precio a la venta de Cantora

Durante esta semana Kiko Rivera ha contactado con el programa de ‘Sálvame’ mediante videollamada y ha utilizado sus redes sociales para enviar duros mensajes a Isabel Pantoja. En uno de ellos la declaraba muerta, mientas que en el otro amenazaba con pedir a su madre la herencia que le corresponde de Paquirri.

Tanto Isabel Pantoja como Kiko Rivera han tenido graves problemas con Hacienda. Incluso el cantante se planteó la posibilidad de vender Cantora, así se lo propuso a su madre. Un 49% de la vivienda pertenece al marido de Irene Rosales, mientras que el 51% es de la tonadillera.

Isabel Pantoja no tiene intención de vender Cantora, ni aunque las deudas la ahoguen. Sin embargo, Kiko Rivera podría pedirle la mitad de la propiedad y no le quedaría más remedio, ya que no tiene el dinero suficiente para pagarle. En el complejo Isabel Pantoja tiene infinidad de recuerdos de los que no quiere deshacerse. Además, ella vive con Doña Ana, su madre, que está muy delicada de salud. La cantante quiere que su madre acabe su vida en Cantora.

 La finca es muy suculenta y no solo por ser de Isabel Pantoja, sino por su gran terreno para ganaderos,más de 370 hectáreas de expansión. Actualmente la vivienda es propiedad de la cantante en un 51% y de su hijo en un 49%. La propiedad tiene zonas de monte, dehesa y cultivo y además de la casa principal, de más de 1000 metros cuadrados, tiene piscina, cuadras, almacenes y otras edificaciones.

De hecho, según recoge Diez Minutos, en 2015 peritos oficiales del Estado tasaron la finca (en previsión de su embargo por parte de Hacienda) y el precio estimado fue de 4,4 millones de euros, frente a los 7 millones que hubiese pedido la cantante, un precio por encima del mercado.