Karelys Rodríguez enseña su mano quemada tras un accidente

Karelys Rodríguez comparte con sus seguidores los resultados de un pequeño accidente doméstico. Se ha quemado la mano al derramársele un vaso de agua con limón muy caliente

Fotografía: Karelys Rodríguez enseña su mano quemada tras un accidente
Fotografía: Karelys Rodríguez enseña su mano quemada tras un accidente

Karelys Rodríguez no ha dejado de ser noticia desde que a finales del año pasado se filtraron unas fotografías donde desprendía una gran complicidad al lado de Cayetano Rivera. Desde que se habló de una supuesta infidelidad del torero a Eva González, la abogada ha sido noticia casi todos los meses y no le ha importado dar su versión de los hechos para salir impune mientras el resto de implicados en esta historia guarda silencio.

Karelys Rodríguez contó que conoció a Cayetano cuando éste estaba soltero, sin embargo continuaron viéndose cuando el diestro volvió a darse otra oportunidad, la definitiva, con Eva. Estuvieron juntos durante seis años, hasta que saltó la bomba. Siempre según la versión de la abogada.

Después de conceder varias entrevistas, la joven fichó por ‘Viva la vida’, pero parece que no se le ve muy satisfecha en este trabajo. Todo esto le ha beneficiado, especialmente en sus redes sociales, que han aumentado el número de seguidores. Se podría decir que es toda una influencer. Por este motivo ahora explica en ellas su día a día.

Fotografía: Karelys Rodríguez enseña su mano quemada tras un accidente

Karelys Rodríguez ha contado esta semana que ha sufrido un pequeño accidente doméstico. Ahora tiene unas dolorosas heridas. Según ha contado, se disponía a beber un vaso con agua y limón muy caliente, cuando se lo derramó encima, dejando a su mano un tanto despellejada. «Mirad por dios qué cosa más fea me he hecho con agua caliente, con el agua caliente que me tomo todas las mañanas con limón. Pues me la he echado encima», decía en un vídeo mostrando las heridas.

Karelys Rodríguez ha pedido a sus seguidores consejos para el dolor e intentar que no le deje marca la herida. «No sé si me recomendáis algo mejor que la rosa mosqueta, que es lo que estoy usando ahora, porque vaya, menudo horror», alegaba.