Julián Muñoz se sube al carro: secretos estremecedores de Isabel Pantoja. “¿Cuánto pagan?”

Julián Muñoz habla para los medios de comunicación y confirma que existe la famosa habitación con las pertenencias de Paquirri

¿Miente Kiko Rivera o dice la verdad? El DJ asegura que el pasado 2 de agosto vio en una habitación de Cantora que siempre estuvo cerrada bajo llave los objetos de Paquirri, aquellos que en su día Isabel Pantoja dijo que le fueron robados. Tras hacerse público, Cayetano y Fran Rivera ya se han puesto en manos de sus abogados para recuperar las pertenencias de su padre. Precisamente Kiko Rivera quiere que se cumpla la voluntad de Paquirri.

Parece que todos están dispuesto a hablar y la mayoría de ellos a dejar por tierra la imagen de Isabel Pantoja. El último en hacerlo ha sido Julián Muñoz, que aunque no tuvo buena relación con el hijo de la tonadillera, no dudó en apoyarle y confirmar sus palabras. Cada día salen nuevos testimonios. Los espectadores ya se interesan por saber «¿cuánto pagan?»

El exalcalde de Marbella recordó su estancia en Cantora y confirmó que al principio de su relación vio las pertenencias en una de las habitaciones. «No recuerdo exactamente cuando yo visité la habitación», explicaba. «Fue una vez que me pusieron una moción de censura. Nos fuimos al campo y creo que fue al principio. La curiosidad siempre te gana y pregunté. Esa casa tiene dos alas. Desde la puerta principal a la derecha visto desde la carretera, y la izquierda tiene otra parte. Si te pones en la entrada de la casa, toda la zona de la derecha es la casa de soltero de Paco, del señor Rivera. En esa casa, cuando yo la conocí,  estaban las dos partes unidas. Nada más entrar por la puerta, a mano derecha, había un salón grande que se comunicaba por una puerta a la zona donde estaba la chimenea y los rifles de Paco, y a la derecha una escalera que subía al dormitorio».

Fotografía: Julián Muñoz se sube al carro: secretos estremecedores de Isabel Pantoja. “¿Cuánto pagan?”

Tal y como ha detallado al milímetro la casa, casi como si estuviese viendo un plano, está claro que Julián Muñoz dice la verdad. «Allí no había cama, por supuesto. Lo que vi allí, creo recordar, envuelto en algo blanco, estaba el traje de luces que llevaba desafortunadamente el día de su muerte, una muleta, un par de banderillas, un estoque. Estaban en un armario según entras a la derecha. Es lo fue que yo vi allí. Creo que allí se guardó lo que llevaba en ese momento que le ocurrió la desgracia. Creo que no subí solo, la puerta estaba abierta y yo entré», señalaba.

Aquella visita a la habitación de los tesoros de Paquirri fue la primera… y la última. «Jamás volví a preguntar nada de Francisco Rivera. Y nunca jamás volví a hablar de ningún tema de Francisco Rivera con ella», puntualizaba.