La Reina Letizia, el Rey Felipe VI y el rey emérito, Juan Carlos I | EFE

Juan Carlos I cuenta (en privado) el lío con otra mujer de la mamá de Letizia

stop

El secreto que circula por la Casa Real que mete de lleno a la esposa de Felipe VI

23 de febrero de 2020 (10:54 CET)

A principios de este mes se cumplieron 13 años desde la muerte de la hermana de la Reina Letizia, Erika Ortiz. Una muerte que nunca ha estado exenta de polémica.

Se conoce que la cuñada del Rey Felipe VI se habría suicidado al sentirse soloa y a la vez superada por la presión en los medios que le ha supuesto ser la hermana de la Reina de España.

Pero, ¿dónde se inicia el bajón de Erika? ¿A qué se debe que se quedara sola y no pudiera soportar la presión? En la Casa Real conocen los detalles. Juan Carlos y Sofía han sido testigos de ello. Y a continuación te contamos todos los detalles.

El principio del fin

Según cuentan algunos medios, todo empezó cuando Paloma Rocasolano, la madre de Letizia, se separó de su marido, Jesús Ortiz. Entonces se crearon dos bandos. Por un lado, Erika, que apoyaba a su padre. “Tiene derecho a hacer su vida si no es feliz”, comentaba. Por otro, el de Letizia y Telma, que se posicionaron al lado de su madre. Y el lío entre Paloma y Erika fue el principio del fin.

El distanciamiento se agravó cuando Letizia contrajo matrimonio con Felipe VI. Y es que dicen que desde entonces Paloma solo tuvo ojos para la ex de Televisión Española, olvidándose por completo de las otras dos hermanas y, sobre todo, de Erika.

Erika ortiz

Erika se hunde

Una Erika que lo pasó muy mal antes, durante y después de la boda. En la ceremonia se le vio distante e incómoda. Y fuera de ella siempre huía de los periodistas. Los focos nunca fueron de su agrado.

Todo ello mientras Letizia, en lugar de arroparla, le recordaba lo ocurrido años atrás y le decía que se buscara la vida para evitar a los medios. El único gesto de la Reina hacia su hermana fue cederle su piso de soltera en Madrid. Pero nada más. El resto fueron reproches y pasotismo que llevaron a Erika a sentirse más sola que nunca. Una situación que no se sintió capaz de aguantar.

Cuentan que en el lugar donde encontraron a Erika había cinco cartas dirigidas a su padre, su hija, Antonio VigoRoberto García y Letizia. Las personas que más influyeron en sus últimos meses de vida y entre las que no estaba su madre Paloma.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad