Juan Carlos I | EFE

Juan Carlos I cambia su exilio en el Caribe por este destino sólo para ricos

stop

El padre de Felipe VI modifica sus planes para abandonar España

13 de junio de 2020 (10:40 CET)

El rey emérito Juan Carlos I recibió una noticia terrible para sus intereses esta semana. Según se supo el pasado lunes, el padre de Felipe VI será investigado por fraude fiscal y blanqueo en el caso relacionado con las presuntas comisiones valoradas en más de 100 millones de euros por su participación en las obras del tren de alta velocidad entre Medina y La Meca y con la adjudicación de algunas partidas a empresas españolas. La responsabilidad de hacerlo recae sobre la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Una causa que se suma a la que ya tiene abierta en Suiza. Y entre ambas buscan determinar el origen de la fortuna que Forbes sitúa en más de 2.000 millones de euros y que, en contra de la transparencia que se exige a las autoridades públicas en España, es un secreto en nuestro país.

Juan Carlos I prepara su fuga

Este panorama, según apuntó la revista Vanity Fair, habría llevado al monarca a planear una huida a la República Dominicana. Sí: cambiaría una monarquía por una república. Ironías del destino. Concretamente a La Romana. Un destino que, como apunta Diario16, reúne numerosas fortunas “procedentes de la corrupción en VenezuelaColombiaBrasilArgentinaUnión Europea”.

Juan Carlos I

No obstante, según Vanity Fair, estos planes habrían cambiado a raíz de estar investigado por la justicia española. Juan Carlos habría descartado ir a la República Dominicana y estaría estudiando desplazarse a otros dos destinos: Suiza y Mónaco.

Cambio de planes

"Entre otras opciones se barajaba una posible residencia alternativa en Suiza o Mónaco, algo que finalmente se ha descartado, entre otras razones, porque el rey tiene aquí a los médicos que le atienden de sus problemas constantes de movilidad", apunta el medio mencionado. Dos lugares en los que podría tener vigilada la presunta fortuna que esconde en el país transalpino.

Y mientras espera, el rey emérito está “de la cama al sofá y del sofá a la cama. Ha querido mostrar su solidaridad renunciando al jardín privado que rodea Zarzuela. Esta tocado anímicamente pero se encuentra tranquilo".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad