Insultos y menosprecios de Bertín Osborne a los homosexuales: el vídeo que Telecinco no se atreve a emitir

stop

El presentador y las imágenes que arrasan en las redes sociales

Bertín Osborne

20 de junio de 2020 (13:09 CET)

Mucho se ha hablado en los últimos días de Pablo Alborán en nuestro país. Y es que el cantante española decidió, a través de un mensaje en las redes sociales, anunciar que es homosexual.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🙂

Una publicación compartida de Pablo Alborán (@pabloalboran) el

Un anuncio que ha provocado reacciones de todo tipo. Eso sí, la que se ha liado con Bertín Osborne ha sido de las gordas. Ojo, no precisamente por su opinión acerca de Alborán, sino por un vídeo que en Telecinco no se atreven a emitir.

De hecho, Bertín fue muy claro acerca de Pablo: “Querido Pablo Alborán, a mí me da igual lo que seas. Eres un tipazo cojonudo, buena gente y mi amigo. Bertín O.”, apuntaba en un reciente tweet.

 

El vídeo de Bertín Osborne

Ha sido entonces cuando muchos han querido recordar las desafortunadas palabras de Bertín en uno de sus espectáculos en los que no hizo más que menospreciar a los homosexuales.

Un vídeo que, obviamente, en Telecinco no se atreven a emitir. Y es que el presentador se queda a gusto: “¿Sabéis por qué ha cerrado el CSIC en España? Porque aquí los únicos que espían son los de Telecinco. ¿Y por qué espían los de Telecinco, señores? Porque hay dos o tres docenas de “demonias” desocupadas que no han pegado un palo al agua en su vida y se llevan ocho o nueve horas sentadas en el corro ese”, apunta.

Y es entonces cuando se deja llevar de forma “lamentable”, según muchos de sus haters: “Que no veas el corro ese. Ahí comen, meriendan, insultan, se agarran el culo…A mí hace dos o tres años me invitaron y se ve que ese día me pillaron flojo y dije, voy a ir ahí. Y cuando me abren la puerta del plató y me dicen: pasa, miré y dije: y una mierda, ahí no entro yo. Ahora, como no tenía más remedio, lo que hice fue meter el culo contra la pared y el zócalo es que lo dejé limpio, limpio. Cuando estaba a cuatro o cinco metros de mi silla, me tiré en plancha. Y el presentador cuando vio que yo me iba a sentar en la silla… ¡animalito!”.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad