Reina Sofía | EFE

Ingresa de urgencia. La reina Sofía sabía que este día llegaría: trastornado, enloquecido y con un cuchillo en la mano

stop

El altercado que deja a la mujer de Juan Carlos I con la boca abierta

17 de julio de 2020 (10:41 CET)

La reina Sofía sabe muy bien que, por mucho que la corona española esté pasando por su peor momento en muchos años, no son la única monarquía europea que está en el punto de mira.

Y es que el lío que se ha montado en Mónaco con el marido de Carolina de Mónaco ha sido de los gordos. De nuevo ha sido Ernesto de Hannover, el bisnieto del último emperador alemán, el que ha sido protagonista de un enfrentamiento con la policía que ha acabado con un ingreso en una clínica psiquiátrica.

El ingreso de Ernesto de Hannover

Un Ernesto de Hannover que, como bien saben los que siguen el día a día de la actualidad de las monarquías europeas, y también por supuesto la reina Sofía, que ha coincidido en muchos casos con el en diversos actos, hace años que tiene problemas con el alcohol. Han sido varias las veces que ha sido noticia por algún que otro incidente con el marido de Carolina en un estado de embriaguez.

Ernesto de Hannover

Sin embargo, en esta ocasión el lío ha ido más allá. Y es que fue la noche del miércoles cuando Ernesto llamó a la policía de Grünau, en Austria, pidiendo auxilio desde su cabaña de caza. Según apuntan desde varios medios, durante la llamada el marido de Carolina aseguró a los agentes que alguien estaba tratando de matarle.

Los agentes se dirigieron al lugar y al, llegar, se encontraron a un Ernesto trastornado, enloquecido y con un cuchillo en la mano con el que, de hecho, amenazó a los oficiales. Finalmente fue reducido y trasladado a la Clínica Vöcklabruck tal y como apuntan medios germanos, donde estuvo ingresado durante 5 horas.

A Ernesto se le acusa de “amenazas peligrosas, daños corporales graves, intento de daño corporal grave e intento de resistencia contra la violencia estatal”. Veremos cómo acaba este nuevo episodio de un Ernesto de Hannover que vuelve a poner a la monarquía monegasca en el punto de mira.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad