Juan Carlos y Felipe VI | EFE

“Información ultrasecreta”. Los vídeos que Felipe VI ha visto. Y son de su padre

stop

El rey emérito vuelve a poner a su hijo en una situación comprometida

29 de junio de 2020 (12:58 CET)

Hace ya muchos meses que cada vez que Felipe VI escucha o lee (porque verlo en persona, pocas veces lo ve) el nombre de Juan Carlos I, le entra un dolor de cabeza repentino. Y con motivo

Y es que el emérito se ha convertido en una de las figuras que está en el punto de mira en nuestro país. Tanto a nivel social como también, y eso es lo que más temen en La Zarzuela, a nivel judicial.

Cada día que pasa aparecen nueva informaciones que dejan al antiguo monarca en muy mal lugar. Felipe, que sabe muy bien que el lío con su padre le está costando muy caro a nivel de imagen tanto suya como de la institución, está temeroso al ver que la bola se va haciendo cada vez más grande.

La Reina Letizia, el Rey Felipe VI y el rey emérito, Juan Carlos I | EFE

La “información ultrasecreta”

En este sentido, no ha sido otro que un coronel llamada Amadeo Martínez Inglés el que en su libro Juan Carlos, el último Borbón, ha dejado al emérito en una situación muy delicada.

Entre otras cosas porque ha explicado que, en los años 80, existió un pequeño grupo de inteligencia conocido desde dentro como el “pequeño Mossad”, que controlaba información secreta de la Casa Real.

Toda la información reservada sobre la Casa Real española (sobre todo la concerniente al rey Juan Carlos y a su esposa) que llegaba a manos de la Inteligencia del Ejército, mucha de ella proveniente del CESID, quedaba como propiedad de esta célula de poder que mantenía celosamente custodiados los ultrasecretos MSCR (Máximo Secreto Casa Real) documentos audiovisuales y escritos relativos a la vida política, social, personal y familiar del jefe del Estado y su entorno más íntimo”, apunta Martínez Inglés.

En este sentido, unos vídeos en concreto que parece ser que Felipe sí que ha visto, como apuntan algunos. “Entre ellos, por ejemplo, se encontraban los famosos vídeos del chantaje de la vedette B. R. y de los que es muy probable que, en alguna caja fuerte del vetusto y bello palacio de Buenavista de Madrid […] todavía duerma el sueño de los justos alguna copia”.

“En este caso de los vídeos me consta que hizo valer todo lo que pudo esas buenas relaciones para «ir a rueda» del órgano que en su día se hizo con la mayoría del material existente, bien durante el asalto al domicilio de la actriz o bien en la «negociación» posterior del finiquito con la interesada, realizada con su mediación”, cuenta el coronel en su libro. De nuevo, Juan Carlos I se vuelve a convertir en un serio problema para Felipe VI y la Casa Real.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad