Rihanna

Fotografían a Rihanna recién salida de la ducha ¡y se arma un escándalo mayúsculo!

stop

Una foto muy polémica

19 de junio de 2020 (17:46 CET)

​Rihanna se ha propuesto dejar que las cosas fluyan y ser ante las cámaras como antes. Natural, desinhibida, con una actitud imponente y más. Desde que inició en el espectáculo, la vida le dio la oportunidad de llegar al corazón de millones. Ahora, más allá de hechizar con su voz, es capaz de enloquecer al mundo entero con sus exhibiciones.

A pesar de que la cantante tiene años sin sacar un nuevo álbum, estando tan separada de la música que no hay colaboraciones a la vista, el éxito es indiscutible. Su empresa Fenty Beauty ha supuesto un antes y después en la industria de la belleza. Se ha inmiscuido en lo alto del mercado por tener muchos tonos innovadores. Cuando todos se estaban acostumbrando a su faceta de empresaria, llegó una imagen saliendo de la ducha que lo cambió todo. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#Rihanna 😍

Una publicación compartida de ЯӀΗΑИИꓯ Diary Official (@rihannadiary) el

Nadie hubiese pensado que, al salir de un baño, la actriz tuviera una fachada tan impactante. Presentó un albornoz negro, sus tatuajes a la vista y un cigarrillo de hierba. Verla de aquella forma solo consiguió enaltecer los comentarios de los cibernautas y algunas críticas. No es posible que alguna vez decepcione, no cuando es única, irreverente y decidida a no ocultar su verdadero estilo de vida. 

Lo primero que hace Rihanna al despertarse 

Ya vimos lo que hace al salir de la ducha, ahora sabremos su rutina al despertarse. Hace un tiempo, a la cantante de Love on the brain se le hizo una entrevista a través de la revista Interview Magazine.

Una de las preguntas fue si quería tener hijos, quizás fuera una gran sorpresa para muchos, dijo: “Más que cualquier cosa en la vida”. Todos saben la gran fascinación que siente por los niños, en especial por su pequeña sobrina Majesty, a quien ha mostrado en Instagram en varias ocasiones. 

Rihanna también tiene una rutina bien marcada, en la mañana, al levantarse, tiene la costumbre de orar. A Sarah Paulson (entrevistadora) probablemente le causó algún desconcierto, por lo que le volvió a preguntar y la artista reiteró: “A menos que tenga que orinar o algo así. Siempre quiero comenzar mi día con un poco de devoción”. Demuestra que, aún en la grandeza, siempre puede haber cierta humildad. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad