Juan Carlos I | EFE

¡Esto es muy fuerte! Y va de Juan Carlos I. ¡No se ha contado nunca hasta hoy!

stop

El secreto del padre del rey Felipe VI que te dejará con la boca abierta

25 de abril de 2020 (10:14 CET)

Los últimos meses no es que hayan sido precisamente fáciles para Juan Carlos I. De hecho, han sido seguramente los peores en muchos tiempo. Y es que el escándalo que han supuesto las diferentes investigaciones sobre su fortuna han puesto al padre del rey Felipe en el punto de mira.

Sin embargo, lo que más le ha dolido al emérito no ha sido tanto las investigaciones y los que se comentan de él en las redes y en los foros, sino que haya sido su hijo el que, con un comunicado ya histórico, le dejara sin asignación y anunciara que renuncia a su herencia.

Y en medio de todo ese temporal llegó un coronavirus que ha provocado que el emérito esté pasando la cuarentena en La Zarzuela. No es que sea precisamente su hogar favorito. Todo lo contrario.

Juan Carlos I | EFE

El secreto de Juan Carlos I

Entre otras cosas porque, por mucho que allí también estén pasando estos días Felipe, Letizia y sus hijas, así como su mujer Sofía, el emérito apenas los ve. Las relaciones en la familia real no es que sean las mejores y, como ocurre desde hace tiempo, cada uno de ellos hace vida alejada del resto.

Un día a día en la cuarentena que Pilar Eyre ha explicado en Lecturas. No es ningún secreto que la periodista es una de las mejor informadas respecto a los que sucede en palacio, de ahí los detalles que ha narrado ahora.

Ha explicado, por ejemplo, que el emérito se desplaza en silla de ruedas: “Aunque tiene problemas de movilidad, hasta el punto de que se desplaza ya siempre por Zarzuela en silla de ruedas, de cabeza está activo y en forma.”.

Sin embargo, Eyre ha soltado un bombazo que ha dejado a muchos con la boca abierta: “Quizás aprovecha para releer ‘Platero y yo’, según las malas lenguas el único libro que ha leído en su vida, que siempre le hace llorar”, apunta la periodista. Obviamente no sabemos la intención de esas “malas lenguas”, pero no es precisamente un detalle menor de Juan Carlos I.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad