“Este embarazo es tuyo”. María Teresa Campos calla: Bigote Arrocet, acorralado

La pareja de la veterana periodista está contra las cuerdas

Fotografía: “Este embarazo es tuyo”. María Teresa Campos calla: Bigote Arrocet, acorralado » Diario Gol
Fotografía: “Este embarazo es tuyo”. María Teresa Campos calla: Bigote Arrocet, acorralado » Diario Gol

Siempre se ha dicho que Bigote Arrocet es un hombre con cierto éxito entre las mujeres. Se han derramado ríos de tinta hablando sobre algunas de las historias del humorista y sus affaires amorosos.

Incluso estando con María Teresa Campos. Cuando Terelu Campos atravesó el capítulo del cáncer de mama y Mª Tª estuvo pendiente de ella las 24 horas del día, Bigote no estuvo a su lado. Arrocet se fue a Chile a trabajar en su línea de ropa interior y trajes de baño para mujeres, y se explicaron muchas historias que no le dejaban nada bien en su relación con María Teresa.

Bigote Arrocet presenta en Málaga su línea de bañadores

El juez dictará sentencia

De momento ninguna de esas historias se han podido confirmar, pero hay un asunto del pasado que nunca ha desaparecido y que vuelve a estar de rabiosa actualidad. Y pone contra las cuerdas a la pareja de Campos.

Recientemente se supo la fecha en la que se celebraría el juicio que debe determinar si Alexis, de 18 años, es verdaderamente hijo de Bigote Arrocet. Concretamente, será el próximo 18 de marzo cuando padre e hijo, por ahora ilegítimo, se verán las caras en el juzgado. Y atención, porque desde el entorno de Alexis aseguran que tiene todas las de perder.

Bigote Arrocet, contra las cuerdas

Según el abogado del joven, existen “muchas pruebas” que demuestran que Alexis es hijo de Bigote Arrocet. “Este embarazo es tuyo”, avisan al humorista.

El asunto no es nuevo. Alexis lleva mucho tiempo luchando para que Bigote reconozca su paternidad, tanto en los medios de comunicación como en la intimidad. Mientras el diseñador se ha negado a dar explicaciones al respecto, lo que da a pensar que algo se cuece. El próximo 18 de marzo, si no hay ningún percance, saldremos de dudas.

Publicidad