Esta es la peor carne para tu salud que puedes comprar en el supermercado

stop

Ojo con lo que metes en el carro

carne

10 de marzo de 2020 (14:24 CET)

En ocasiones se relaciona la carne con enfermedades como el cáncer, pero no hay que poner la venda antes de la herida ya que este alimento es altamente recomendado por médicos y nutricionistas, sin embargo, hay que saber elegir la carne adecuada.

La carne tiene muchísimas bondades como un aporte de proteínas de gran calidad, vital en la etapa de crecimiento y desarrollo, y que nos permite mantener nuestros músculos en buen estado. Además posee vitaminas muy difíciles de adquirir como la B12, que podemos encontrar sobre todo en el hígado de ternera o los riñones del cordero. 

Por si fuera poco tiene micronutrientes que son clave para nuestra salud como el zinc o el hierro.

No todas las carnes son aconsejables

Cuidado con la carne roja. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió la vinculación existente entre el consumo de carne roja y los procesados y el riesgo de padecer cánceres de intestino, páncreas o próstata, por lo que hay que ir con cierto cuidado, y como siempre recomendamos sin abusos.

¿Cuáles son las carnes rojas? Esencialmente las carnes de res, cerdo, cordero, caballo, ternera o cabra.

¿Cuáles son los procesados? Ahí encontramos las salchichas, el jamón, la cecina o los ahumados.

Un estudio realizado por la universidad de Harvard indican una relación importante entre la mayor ingesta de proteínas de carne roja y procesada con unas mayores probabilidades de riesgo de muerte con resto a las proteínas de alimentos vegetales.

No obstante, como indica la propia OMS lo que hay que hacer es moderar el consuma y no eliminarlo para una dieta saludable. Exactamente dicen lo siguiente: "no coma más de 500 gramos (peso cocinado) de carne roja a la semana [...] y coma poco, si la hubiera, de carne procesada".

¿Entonces qué comemos?

Lo más saludable que podemos comer en cuanto a carne son las denominadas carnes blancas, las que contienen menos grasas saturadas y por lo tanto reducen los riesgos para nuestra salud.

Entre ella tenemos el pollo, el pavo, el conejo o las aves. Las cuales si no las cocinamos mucho, ¡ojo con la carne a la brasa!, no deben dar problemas para nuestra salud.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad