Aitana y Ana Guerra

“¡Escándalo y vergüenza!”. Ana Guerra (OT) calla (y va de Aitana. Y es muy humillante)

stop

El ‘top secret’ que tiene a la cantante catalana en el punto de mira

23 de julio de 2019 (14:23 CET)

El ciclo se repite año tras año. La mayoría de los concursantes de Operación Triunfo, tras un tiempo en la palestra, terminan cayendo en el olvido. Es la tónica entre la mayoría de los jóvenes que entran en la Academia.

De los que formaron parte de las primeras ediciones, solo David Bisbal, David Bustamante, Chenoa o Manuel Carrasco son los pocos que han sobrevivido en el mundo de la música. Y ni eso. Por ejemplo, tal y como recogía Diario Gol, el éxito de Bustamante está en entre dicho. O Chenoa, que si no es porque la acogieron en Zapeando, no se sabe dónde estaría. Y ojo, porque como apuntan en las redes, “no tiene ni pizca de gracia”.

Resultado de imagen de chenoa zapeando

Los triunfitos se estrellan

Parecía que los triunfitos de las últimas ediciones podrían tener un destino distinto, lleno de éxitos. Pero nada más lejos de la realidad. Las nuevas generaciones van siguiendo la misma suerte.

Alfred, Amaia, Aitana, Cepeda, Famous o Natalia y compañía han sido protagonistas en las redes sociales y causantes de revuelos allí donde han ido. Incluso problemas para andar con normalidad por la calle. Pero poco a poco van cayendo poco a poco en el olvido. Y buena prueba de ello es lo que le ha ocurrido a Aitana.

 

La joven catalana fue una de las más destacadas de la edición de 2017 y de las que más repercusión tuvo una vez estuvo fuera de OT. Sin embargo, el paso del tiempo le está pasando factura. La gente ha empezado ya a olvidarla. Y para muestra un botón.

Humillación a Aitana

Aitana tiene un bolo programado en Cantabria en el marco de la gira Play tour Aitana. La cita está prevista para el próximo sábado 27 de julio, en Santander.

Pero el ritmo de ventas de boletos no andaba sobre lo previsto, lo que llevó a los organizadores a mover ficha para dar salida a los tickets. Lo hicieron en colaboración de uno de los patrocinadores. Una decisión que algunos han considerado “escandalosa” y “vergonzosa”

La estrategia consistió en poner 1.000 invitaciones a disposición del público que entregarían con la compra de un helado en un establecimiento colaborador del evento. Es decir, por una compra inferior a 2,50 euros, el que quisiera podía disponer de una entrada gratis para ver a Aitana.

Pero ni así. Según habrían apuntado trabajadores de la heladería a algunos medios, hasta una semana después no se agotaron las entradas. Esperemos que al menos no le tiren piedras, como si hicieron algunos en un concierto de Bustamante.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad