Escándalo Paz Padilla (y su hija Anna Ferrer) que Sálvame tapa (y España saca a la luz)

stop

La presentadora sustituta del espacio de Telecinco tiene un nuevo proyecto con su hija

Paz Padilla celebra el millón de seguidores en Sálvame

14 de mayo de 2019 (19:08 CET)

Paz Padilla está muy feliz con su profesión. Desde 2009, aunque a veces con críticas, presenta con éxito Sálvame cuando no está Jorge Javier Vázquez. Mucha suerte tuvo cuando hizo un divertido cameo en La que se avecina y se quedó por el desparpajo de su personaje y lógicamente de ella. La Chusa lleva 4 temporadas siendo un personaje fijo de la ficción. Pero no todo es la televisión. Lejos de ella, la actriz se ha hecho toda una empresaria de éxito o casi. 

Su restaurante no para de sumar clientes. Es un negocio redondo. Sin embargo el pasado 14 de abril quiso meterse de lleno en el mundo de la moda, pero no le funciona igual de bien. En Zahara de los Atunes, Cádiz, abrió su tienda NO NI NA. El día de la inauguración no cabía nadie en el local, ni tan siquiera en los alrededores. Son muchos curiosos los que se acercaron para conocer el nuevo trabajo de la presentadora y conocerla a ella en persona, como también a su hija Anna Ferrer. Justo un mes de la apertura, los números no son los que se esperaban. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Abrimos las puertas de @nonina_zahara !!!!! Bienvenidos!!!

Una publicación compartida de Paz Padilla (@paz_padilla) el

La tienda, según cuentan al medio Jaleos, pocas veces se encuentra vacía, aunque nunca está a rebosar. La mayoría de gente que entra son curiosos y solo vienen a mirar. Las ventas son escasas y es que se quejan del alto precio de las prendas para la zona humilde donde está situado el establecimiento de la humorista. 

"Es carito todo, solo para pudientes. Mucha suerte", "Me parece carísimo todo lo que habéis publicado de ropa y complementos y encima siempre talla única lo podrá comprar la gente que os codeáis porque los curritos como yo, va a ser que no, suerte" o "No habéis pensado en la gente del día a día, no todo el mundo tiene un sueldazo", son solo algunos de los mensajes que reciben todos los días en redes sociales. 

Una chaqueta vaquera por 79 euros, un vestido por 130 euros o pendientes a 80 euros son precios que no todos pueden costearse fácilmente. No tienen casi stock. De cada prenda se puede encontrar una o dos piezas. En algunas prendas solo se puede encontrar la "talla única". 

Tampoco están conformes aquellas personas que quieren adquirir un producto de forma online. Solo se puede hacer a través del perfil de Instagram, donde te facilitan un número de Whatsapp. Difícil ponerse en contacto con ellos y mucho más difícil pagar los altos costes que suben el precio de las prendas. 5,95 para la península, 6,95 para Canarías y Baleares. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad