Sara Carbonero | EFE

El sueldo de Sara Carbonero (aún) levanta ampollas en Telecinco (“No me lo creo”. Y es verdad)

stop

Las cifras del contrato de la mujer de Iker Casillas sigue siendo motivo de debate

19 de junio de 2018 (15:30 CET)

Sara Carbonero está ahora alejada del mundo de la televisión. En estos días está disfrutando junto a su marido Iker Casillas, que ejerce como comentarista, del Mundial de Rusia.

Eso sí, cuando la cita acabe, los dos volverán a Oporto para seguir disfrutando de su relajada vida. Una vez confirmado que Iker estará al menos un año más en el Porto, la periodista e influencer podrá seguir disfrutando de lo que más le gusta: la moda.

De hecho, actualmente su vida gira mucho más en torno a la moda  que al periodismo y a la pequeña pantalla. Involucrada en su proyecto Slow Love, la web creada por ella y dos socias más, y con las distintas campañas para las marcas de las cuales es imagen, entre ellas Calcedonia, no parece que vayamos a ver a Sara delante de una cámara al menos durante un tiempo.

Sara carbonero labios

El sueldo que aún levanta ampollas

Y eso que cuando era la presentadora de Los Deportes de Telecinco ganaba una barbaridad. Ni más ni menos que 300.000 euros anuales eran los que la Toledan se embolsaba en su época dorada en la televisión.

Una cifra que aún a día de hoy sigue provocando más de un enfado en la cadena. Pese a que hace ya años que Carbonero no pisa ningún plató, las envidias y las críticas hacia su, en opinión de muchos, desproporcionado sueldo, siguen vigentes. “No me lo creo” es una de las frases más repetidas una vez se conoce la cifra.

Un sueldo que a día de hoy no cobra ya que continúa de excedencia. De hecho, muchas son las voces que argumenten que los directivos de Telecinco están encantados con que Sara se quede un año más en Portugal.

Los proyectos que ha llevado a cabo, lejos de la información deportiva, como ‘Quiero ser’, han sido un fracaso. Y en las redes no son pocos los que no quieren saber nada de ella. “Que se quede en Oporto que no está ni para servir cafés”, apuntan.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad