El Rey Juan Carlos I en una imagen de archivo

El piso secreto de Juan Carlos I a unos cientos de metros de Zarzuela

stop

El actual rey de España pidió a su padre que abdicase si se quería divorciar de Sofía

27 de junio de 2020 (10:58 CET)

El pasado jueves 18 de junio se cumplieron seis años desde que el rey emérito abdicó y le cedió el puesto a su hijo Felipe VI, como consecuencia también a Letizia. Los nuevos Reyes de España están haciendo todo lo posible para que la monarquía no acabe en saco roto y su hija Leonor pueda reinar algún día lejano. Sin embargo Don Juan Carlos I no se lo está poniendo nada fácil a su hijo. Estos seis años, tal y como los define Jaime Peñafiel, son "seis años de traiciones". 

"Todos querían que se fuera", escribe el periodista. En alguna ocasión la reina Sofía desveló las intenciones de reinar hasta el fin de sus días, como es el caso de la reina Isabel II. "Tanto Felipe como Letizia hicieron esfuerzos para no exteriorizar su alegría", asegura. "¿Qué había pasado para que, incluso la Reina Sofía, cambiara de opinión? ¿Lo de Botsuana? ¿Lo de Corinna? Me extraña. Hacía tiempo que todo el mundo sabía que la amiga entrañable vivía en un edificio habilitado para ella y su hijo a unos cientos de metros del palacio", cuenta Peñafiel. 

don juan carlos i y corinnaEl cronista deja claro que todo el mundo sabía que Corinna vivía cerca de Don Juan Carlos I y que estaba siendo cuidada y protegida por él, también su hijo. 

Según cuenta Peñafiel, en una reunión secreta con sus hijos, Don Juan Carlos I, antes de dejar el puesto les contó que quería casarse con Corinna o por lo menos vivir con ella. El actua rey de España fue muy claro.  "Si quieres vivir con Corinna y te quieres divorciar, abdica", cuenta. 

"Pero ese 18 de junio de 2014, el Rey no abdicaba por este motivo. Lo cierto es que muchos lo deseaban. Incluso su hijo Felipe, ignorando que su padre le dejaba un regalo envenenado convirtiéndole en Jefe del Estado de un país con un Gobierno filocomunista que amenaza con traer la República", afirma un alarmadísimo Peñafiel con el gobierno del PSOE y Podemos. "De todos los presentes, Letizia fue la única que no pudo disimular la satisfacción que le producía ver a su marido convertido en Rey. Aunque todos besaron a Juan Carlos, eran besos envenenados. Pienso que Felipe nunca creyó iba a heredar un trono en tales circunstancias". 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad