El nuevo negocio de Cayetano Martínez de Irujo: convierte su finca en un hotel de lujo

Cayetano Martínez de Irujo ha reformado sus fincas para convertirlas en un hotel de lujo. Allí pasó él el confinamiento con sus hijos

Fotografía: El nuevo negocio de Cayetano Martínez de Irujo: convierte su finca en un hotel de lujo
Fotografía: El nuevo negocio de Cayetano Martínez de Irujo: convierte su finca en un hotel de lujo

Cayetano Martínez de Irujo volvió a ponerse de rigurosa actualidad por sus problemas de salud. Ya recuperado, se ha involucrado en nuevos compromisos profesionales. Ahora mismo está centrado en el sector de turismo de lujo. El duque de Arjona cuenta con dos fincas en Carmona, Sevilla, que se han convertido en su hogar habitual. Aunque están unidas interiormente son independientes, cada una tiene su puerta de acceso.

Durante estos meses ha estado instalado en las Arroyuelas.  Una casa de campo muy acogedora con varias dependencias. Aquí también se encuentra su oficina. Pasó el confinamiento con sus hijos y también se ha dedicado a la agricultura. Pertenecía a su padre y la duquesa de Alba se la entregó en vida. Quiere dejársela en herencia a su hijo Luis.

Fotografía: El nuevo negocio de Cayetano Martínez de Irujo: convierte su finca en un hotel de lujo

Justo al lado se encuentra otra de las fincas llamada la Motilla. Reformada en los últimos meses con una gran inversión. Ésta sería para su hija Amina. Todavía están terminando las reformas y han guardado parte de su riqueza, un cortijo.

Mientras los jóvenes no las heredan, a Cayetano Martínez de Irujo se le ha ocurrido otro plan para sacarles rendimiento. Ha convertido, especialmente la Motilla por su fácil acceso y su cercanía a Sevilla, en un hotel de lujo. Desde la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla se pusieron en contacto con él antes de la pandemia. Querían ofertar fincas de lujo en Andalucía al turismo internacional. Tras la reforma la casa, que estaba dedicada a la agricultura, ahora cuenta con todas las comodidades posibles para vivir.