El grave trastorno de Ana María Aldón que Ortega Cano lleva en secreto

stop

Algo normal tras estar en Supervivientes

ana maría aldón

02 de julio de 2020 (10:27 CET)

Ana María Aldón después de su experiencia en Supervivientes se nota renovada en muchos sentidos. La imagen que tenía el público de la mujer de José Ortega Cano era de alguien más reservada, pero, con los retos que supuso el concurso de telerrealidad, se pudo liberar finalmente. Y, aunque fue una gran decisión su participación, también le ha quedado un grave trastorno que todavía no sabe cómo combatir.

Si bien los temores ya no son parte de Ana María Aldón, el hecho de haber pasado hambre le está afectando sus rutinas actuales. Llegó a confesar para sus seguidores lo siguiente: “Una cosa que aún no he superado es el hambre. Voy al supermercado y lo miro todo con ansia”. Algo con lo que no estaba acostumbrada a lidiar, pues en su día a día todo estaba en abundancia.

ana maría aldón con ortega cano

Ortega Cano y la familia temen que esas ganas insaciables de comer puedan generar un aumento de peso desproporcionado y que el remedio sea peor que la enfermedad al cabo de unos meses.

Ana María Aldón afronta las secuelas

Una de las críticas más importantes que ha recibido Aldón de este trastorno fue de Rocío Flores, quien comentó: “A ella muchas veces le sienta mal que se lo diga, pero es que realmente me preocupa. Cómo puede tener esa ansia de comerse el arroz, que no le da tiempo a saborear el tomate”

rocío flores llora por su madre

Estas secuelas ya han ocurrido anteriormente con concursantes de Supervivientes, no obstante, con el tiempo van desapareciendo. Lo importante es reducir el impacto negativo que puedan tener sobre el cuerpo, ya que las variaciones bruscas son peligrosas.

A fin de cuentas, Ana María Aldón no se arrepiente de nada y lo volvería a hacer. Conjuntamente, Ortega Cano se muestra encantado con la nueva versión de su pareja, pues ha logrado liberar una parte de ella que le llama mucho. Para todos los cambios hay que hacer sacrificios.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad