Kiko Rivera e Irene Rosales

El grave problema que obliga a Irene Rosales a vigilar a Kiko Rivera por las noches

stop

Tienen que tenerlo controlado

30 de enero de 2020 (20:09 CET)

Kiko Rivera y Anabel Pantoja han tenido que reconocer el problema que les hace engordar con tanta facilidad desde siempre, algo que siempre le ha dado algo de vergüenza confesar al hijo de Isabel Pantoja.

La excusa siempre pareció ser el ansiedad. Así lo reconocía Kiko Rivera: "Tanto ella como yo somos muy comilones, y cuando tenemos emociones muy fuertes y nos ataca la ansiedad, nos da por comer. Mi prima es muy divertida, aunque también muy dramática e intensa".

Esos atracones ha provocado que su peso haya subido nuevamente de manera muy clara, algo que ha hecho que su pareja Irene Rosales comience a controlar de una manera más severa.

Kiko Rivera

Control nocturno

Irene Rosales ha reconocido que por las noches tiene que tener controlado a Kiko Rivera, ya que suele levantarse por las noches a comer, algo que impide que cualquiera de las dietas que empiece acabe bien.​

La novia de Kiko Rivera le sigue cuando se despierta y ya ha tenido que cerrarle la nevera en alguna que otra ocasión para que el hijo de la tonadillera no rompa su dieta de nuevo.

Irene Rosales

Irene Rosales le ayuda con la familia

Los rumores que había problemas en la familia de Isabel Pantoja habían afectado mucho a Kiko Rivera, a quien acusaban de no tener buena relación con Cayetano Rivera, sin embargo, ha sido la propia Irene Rosales quien ha salido en su defensa.

La pareja de Kiko Rivera ha revelado que están en contacto contínuo para acabar con los malentendido de la prensa: "Nunca ha habido distanciamiento entre ellos pero como este año no hemos comido juntos en Navidades pues parece que hay mal rollo y para nada, tienen contacto diario".

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad