El descalabro de Ana Guerra (OT): de cantante de éxito a sobrevivir en Instagram con vídeos subidos de tono

No aprovechó la ola

Fotografía: El descalabro de Ana Guerra (OT): de cantante de éxito a sobrevivir en Instagram con vídeos subidos de tono
Fotografía: El descalabro de Ana Guerra (OT): de cantante de éxito a sobrevivir en Instagram con vídeos subidos de tono

Ana Guerra está enfrentando la triste realidad luego de salir de Operación Triunfo (OT), y es que la práctica es muy diferente a la teoría que le enseñaron en la academia. Su visión y misión desde que comenzó su carrera se ha visto desvirtuada por la falta de resultados favorables, llegando incluso a subirse al tren de los videos fuera de tono para poder sobrevivir ante la feroz competencia.

Cuando culminó OT, Ana Guerra era de las participantes a las que se le proyectaba un futuro prometedor. No obstante, con el paso de los conciertos, además de la pandemia, terminó perdiendo ese impulso inicial.

Su actualidad en redes ya es catalogada como un descalabro, ya que está dejando la música en segundo plano, dedicándose única y exclusivamente a hacer publicaciones de temperatura elevada y poca ropa para subsistir con algunos likes. Parece otra persona a la que comenzó con una maleta cargada de sueños.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Aquí está nuestro anuncio particular Todo el día haciendo esto 🤣❤️ Te adoro @rickymerino rickymerino CUT!

Una publicación compartida de ANA GUERRA (@anaguerramusic) el

Una de sus últimas y mayores locuras fue un vídeo con Ricky Merino, en donde realizaron un comercial personalizado que no tiene ni pies ni cabeza. Algunos mensajes de apoyo salvaron la publicación. No obstante, cada vez son menos los que responden a esta clase de peticiones de atención desesperadas.

La falta de interés mediático en Ana Guerra

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Les animo a hacer la coreo de “Listo Va” Les suena el lugar??? 😏 #ListoVaChallenge

Una publicación compartida de ANA GUERRA (@anaguerramusic) el

Hace semanas que no se habla de Ana Guerra, debido a que ya no vende. Su imagen ha ido perdiendo peso por no saber aprovechar su momento de gloria y de máxima influencia en los medios. Ahora, busca reinventarse en medio de una curva descendente de popularidad.

Ana Guerra necesita con urgencia volver a su esencia y conquistar al público con talento, dejando de lado las tendencias acaloradas que se desvanecen en poco tiempo. Y, aunque su carrera es joven, los tiempos en la industria musical son, como mínimo, caprichosos. Comienza la decisiva cuenta regresiva para lograr un cambio o quedarse en la mediocridad de enseñar para poder vender.