jordi cruz con jose maría

De la ruina a tener más de 3 millones. Compañero de Jordi Cruz (MasterChef) cuenta la historia más increíble

stop

Un progresión espectacular

10 de julio de 2020 (20:01 CET)

Jordi Cruz, al igual que muchos otros chefs, han tenido la bendición de contar con un quehacer alucinante que trae muchas oportunidades. Cuentan con una trayectoria y prestigio que los ayudó a volverse figuras imponentes en el mundo culinario, tener sus propios negocios y amasar fortunas.

La sorpresa apareció del lado más inesperado, Karlos Arguiñano, actual referente, llegó a estar sin una peseta hasta que todo cambió.

Karlos Arguiñano en el yate

Karlos Arguiñano cuenta su historia, Jordi Cruz no se lo cree 

El reconocido chef de Beasain, desde joven se decidió por probar en el mundo de la cocina. Años más tarde, consiguió ir escalando, haciendo un buen trabajo. Los ingresos fueron aumentando, pero se trataba más que nada de un flujo de dinero poco constante. Evidentemente, se planteó la idea de invertir cierto capital y gozar de una seguridad financiera sostenible a futuro. 

En 1979 surgió su hotel y restaurante Karlos Arguiñano en Zarautz. Era un plan completamente ambicioso, sobretodo porque no contaba con una gran popularidad en esa época, así que todo se vino abajo. 

A mediados de los 80, toda su concentración estaba enfocada en su negocio. Desafortunadamente, no de la mejor manera, ya que se endeudó con los bancos y proveedores, acumulando una suma de dinero en números rojos que no tenía forma de amortizar. 250 millones de pesetas que por poco destruyen todo lo que había estado moldeando. Tiempo después, la salvación llegó cuando la televisión tocó a su puerta. Oportunamente, le ofrecieron hacer un programa diario donde pudiera ejercer de chef y preparar las recetas que sabía. Este, por cosas del destino, terminó volviéndose un éxito y un clásico de la pantalla chica. 

cocinero-carlos--644x362

Le garantizaron un puesto de por vida y un sueldo descomunal. Dicho cambio favorable le permitió expandir su hotel a bombonería y bar, e incluso abrió la Escuela de hostelería Aiala. Anualmente obtiene 5 millones de euros, de los cuales le queda un beneficio de 50.000 euros, quitando una gran cantidad en gastos. 

Después de los golpes de la vida, a día de hoy con 71 años sobre la mesa, su patrimonio personal asciende a 3 millones de euros. Karlos Arguiñano finalmente consiguió gestionarse de manera satisfactoria. Jordi Cruz y el resto del mundo culinario no se imaginaban el sufrimiento previo al éxito que debió enfrentar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad