El beso de Cristina Pedroche a David Muñoz que incendia España: “choni”, “garrula” o “dais asco”  | Instagram

Cristina Pedroche o el lío con StreetXo: “David Muñoz es un macarra”

stop

Los restaurantes del xef generan un aluvión de críticas de nivel "pésimo"

29 de junio de 2018 (17:10 CET)

Nuevas críticas, y feroces, para los restaurantes de Cristina Pedroche y David Muñoz. El matrimonio, ambos socios accionistas de los respectivos negocios, se enfrentan a duras quejas. 

En las últimas semanas, nuevos comensales han puntuado como "pésimo" algunos de los mediáticos locales que el xef Dabiz ha puesto en marcha tanto en Londres como en Madrid. 

Los dos StreetXo se han llevado palos por cosas que venimos contando desde hace meses: poca sensibilidad con la clientela, servicio apresurado y falto de amabilidad o las escasas raciones. 

Esta es la última que se recoge en Trip Advisor sobre StreetXo Madrid: "A priori, te hacen esperar en una cola para entrar , se da por sentado que es un lugar el el cual vas a disfrutar . La decoración moderna fusion asiatica buena, en la barra te asas por los fogones y hueles a fritanga y en el exterior te tuestas por el sol .. la comida estuvo bien. Mi queja es por un servicio pesimo muy mal organizado las comandas , los camareros llevan las ordenes a su criterio y las dejan en la mesa que pueden, yo sin querer me comi un plató y una bebida que no ordene.Tambien destacar la poca limpieza e higiene, se ha de trabajar con las manos y no con el cuerpo cadi todos los camareros y en especial los cocineros tienen su Indimentaria muy sucia, vamos unos guarrosy perdon por ser tan sincero". 

Similar crítica se ha registrado en la última semana contra StreetXo Londres: "Pensé que yendo a un restaurante de un chef de renombre y con precio de alto nivel (108 libras por persona incluyendo vino y un cocktail) encontraría:
- Atención más atenta y profesional.
- Platos individuales, no para compartir en un menú degustación.
- Tiempo para disfrutar de cada plato (no dos a la vez).
Como critica positiva destacar que la decoración es muy original. Globalmente no volveríamos. Un saludo".

Estas dos son de hace una semana, pero los tanto DiverXo como los propios StreetXo llevan tiempo recogiendo críticas muy negativas (de uno sobre cinco). A continuación, algunas de las que más se mediatizaron en el pasado. 

Palos mediáticos en el pasado 

"Toda la cena iba de ilusión a desilusión, pero el punto de inflexión fue la Raspa de BoquerónLo que nadie se comería, lo que todo el mundo tira, llega David y te lo pone como plato, frita y con una guarnición casi tan lamentable: tres minipatatas frías y sin gracia", asegura el comentario de un cliente.

"El momento Raspa de Boquerón merece un apartado especial. Esa raspa se me ha quedado atravesada desde que fui y, sobre todo, con el comentario del camarero al presentarla: Lo que falta del boquerón se lo ha comido el cocinero", opina otro comensal.

Ahora bien, las opiniones desfavorables no quedan aquí. Mientras que Pedroche defiende a su chef favorito a capa y espada, otras voces escalan posiciones.

El 'porrazo' de Sotres 

Tanto es así que Salvador Sostres ha protagonizado en ABC una de las críticas más duras hacia el nuevo restaurante de la pareja. "Mi amigo tuvo una de las experiencias gastronómicas más desagradables y nefastas de su vida. Música de after, camareros tatuados y agujereados como si fueran camellos, ruido infernal, humos que te dejaban la ropa más que para lavarla, para darla a Cáritas. Y unos platos infames: desde una fideuá quemada, hasta unas truculentas croquetas de aspecto tan lamentable como su sabor", afirma sin pelos en la lengua.

"Lo más grave no fue el horror de Streetxo, sino, una vez más, la indigencia moral de su propietario. Al salir del antro, publicó Jaume las fotos de los tremendos platos y unas consideraciones sobre ellos. David Muñoz, que estaba en Londres, quería llamarle. Le llamó para pedirle explicaciones, amenazándole con despedir al camarero que les había atendido si no retiraba los tuits", asegura en la misma línea el periodista.

"David Muñoz es una triste pantomima. En nuestro país nadie le ha desenmascarado porque tenemos una crítica gastronómica inculta y corrupta que no sabe nada más que obviedades; y así hemos encumbrado a un macarra de suburbio", zanja sin tapujos.

No pasan desapercibidos. Cristina y Dabiz levanta revuelo a su paso y hacen oídos sordos a las críticas. La pareja sigue trabajando en su línea, ya que lo innegable es que no dejan de crecer. Viento en popa.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad