ana obregón

Ana Rosa Quintana o lo que cobra Ana Obregón por hablar del cáncer de Álex Lequio

stop

La actriz y bióloga concedió a Telecinco su entrevista más emotiva

22 de enero de 2019 (12:49 CET)

El pasado viernes 18 de enero Ana Obregón regresó a la televisión después de un año apartada de los focos. La actriz acudió al segundo programa de Volverte a ver, presentado por Carlos Sobera, para hablar de la enfermedad de su hijo, Álex Lequio. Tras conocer la noticia, Obregón puso rumbo a Nueva York para apoyar a su hijo en el duro tratamiento contra el cáncer al que se sometió. 

El espacio de reencuentros de Telecinco cuenta con un presupuesto limitado. Muy pocos invitados han cobrado por asistir al programa, más allá de una mera promoción. La intérprete de Ana y los 7 tuvo suerte. Se embolsó entre 10.000 y 15.000 euros por una entrevista de una hora, según ha podido saber el portal Jaleos. La bióloga mantuvo una simpática y cercana conversación con el presentador y en varias ocasiones se la pudo ver visiblemente emocionada. 

Según fuentes cercanas a la actriz, todo el dinero ha sido destinado a la Fundación Caíco, con la que madre e hijo colaboran. De hecho, el propio Álex Lequio organizará un evento el próximo mes de febrero donde esta fundación juega un papel muy importante. 

Ana Obregón se rompe al hablar de la enfermedad de su hijo 

Nadie esperaba que esto pudiese suceder y la noticia le pilló sola. Tras unas molestias que no cesaban se realizó unas pruebas en el hospital y recibió la peor de las noticias: “vino el médico y me dijo que tenía un tumor“. Lejos de venirse abajo, Ana Obregón se mantuvo firme: “lo que no tienes que hacer en ningún momento es hacer drama sobre el drama. Una madre o un familiar tiene que estar con la mente fría y tomar soluciones“, explicó. “Yo solo he llorado dos veces en ocho meses”, admitió. 

ana obregón

Pero toda esta fuerza y valentía se la debe en gran parte a su hijo Álex Lequio, quién no se rindió ni un solo momento. “Mi hijo ha demostrado que es un campeón porque con 26 años le llamaron por teléfono para decirle que tenía cáncer“. Su gran motivo para luchar: “La fortaleza de mi hijo es lo que me emociona”. Además aprovechó para mandar un mensaje muy positivo:  “cáncer no es sinónimo de muerte. La curación es investigación”.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad