Ana Guerra (OT) o insultos (y mofas): Aitana, Amaia y Alfred no quieren hablar (y hay hasta vídeo)

stop

Algunos concursantes del programa tienen una guerra con sus profesores

Ana Guerra

04 de julio de 2019 (12:31 CET)

Los Javis fueron la auténtica revolución de OT 2017. Los profesores más queridos de la Academia. Ambrossi y Calvo ficharon por el programa tras obtener una gran popularidad gracias a su serie Paquita Salas que empezó en Flooxer y triunfó en Netflix. Desde entonces su carrera no ha parado de crecer. 

Por compromisos profesionales, los Javis no pudieron estar presentes en la segunda edición de OT. Itziar Castro les sustituyó sin mucho éxito. El jurado y el resto de profesores se quejaban, como también los espectadores, porque los concursantes no tenían nivel interpretativo. Cantaban bien, pero no conseguían emocionar ante el escenario. No transmitían nada. Eso quería decir que las labores de la profesora de interpretación no estaban funcionando. 

Noemí Argüelles, Yolanda Ramos en Paquita Salas

La dirección de la productora decidió echarla sin un comunicado previo y rescindiendo el contrato. Un despido que trajo mucha cola. Aunque se calmaron los aires cuando Los Javis llegaron de nuevo a OT 2018. A mitad del concurso se convirtieron de nuevo en los profesores de intepretación y por arte de magia todo volvió a ir mejor. 

Los Javis se ganaron el cariño de todos los concursantes. Sin embargo, los triunfitos no se esperaban este golpe bajo de la pareja de moda. Los directores incluyen muchos cameos en su serie Paquita Salas. Es uno de los secretos de su éxito. Algunos de ellos son concursantes de OT. En esta nueva temporada se puede ver a María, Marilia, Famous, Miki y María Villar. 

Sin embargo, indirectamente también se habla de otros personajes. Lo hace el personaje con más desparpajo de la serie, interpretado por Yolanda Ramos, Noemí Argüelles. "Mira Thalía Garrido, de OT. Esa chavalina no se comía una mierda", dice el personaje. Juan Antonio, uno de los primeros expulsados, también se llevó parte de esta crítica. "Me dijo: "Noemí, tengo menos gusto que Juan Antonio Cortés". ¿Y qué pasa? La cagué un poco. Viral. Thalía viral. El truco era yo. Retuitéate, que para eso está el retuit. Haz un personaje de ti mismo, si las redes son vírgenes".

Marina Jade, otra de las triunfitas sin mucho éxito, defendió a sus compañeros: "El humor deja de ser humor cuando te refieres a otras personas de una manera despectiva y perdiendo el respeto". Juan Antonio, uno de los afectados por la broma de Netflix, también se quejó: "Una actriz que no trabaja es una superviviente, pero sí dices que una cantante que no tiene tanto curro no se come una mierda. Pues os recuerdo que vosotros cambiasteis de profesión básicamente por lo mismo porque como actores terminasteis detrás de una barra", escribió de forma contundente en redes sociales.

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad