Amenazas de muerte a Lydia Lozano: “Sálvame aterrorizado”

stop

María Patiño cuenta un episodio estremecedor de su vida y deja helados a los colaboradores

Lydia Lozano llorando en Sálvame

12 de septiembre de 2019 (14:49 CET)

María Patiño se sumó a la iniciativa de la periodista Marta Fernández. Ambas presentadoras alzaron la voz para denunciar casos de acoso. Fernández relató que un seguidor no la dejaba tranquila. Le enviaba cartas al buzón, le escribía, rondaba por los alrededores de su vivienda, incluso llegó a colarse en el balcón de casa para dejarle un regalo. La periodista puso este caso en manos de la policía y el juez dictaminó una orden de alejamiento. Según contó la gallega, sin entrar en detalles, ella también vivió un caso similar. Kiko Hernández dejó claro que no solo les sucede a las mujeres, también a los hombres. La fama tiene un precio pero esto no se puede permitir. El concursante de GH 2 también tuvo un seguidor que no le dejaba en paz, incluso llegó a su casa con un cuchillo en la mano. 

Pero sin duda alguna el caso más fuerte que se recuerda es el de Sara Casasnovas. La actriz se hizo muy famosa gracias a su participación en la mítica serie Amar en tiempos revueltos. Un fan alemán llegó a obsesionarse con la protagonista de la ficción. Primero empezó enviando cartas de amor y al no obtener respuestas éste tomó medidas más drásticas. 

El hombre viajó a España en repetidas ocasiones. Siempre que Sara representaba una obra de teatro éste acudía para verla en persona. El joven llegó a entrar en el camerino de la actriz. El hombre le obligó a darle una respuesta a sus cartas y ésta se negó a hacerlo. Lejos de terminar la historia, el alemán sacó una ballesta de su mochila y la disparó contra el rostro de la actriz. Un amigo de la joven y sus buenos reflejos consiguieron que este acto no termináse de forma terrible. 

El alemán fue detenido y la policía encontró en el interior de su mochila varias armas más. Varios años después del incidente, aún siguen llegando cartas al buzón de amenaza de muerte. 

Otra actriz, Dafne Fernández, también recibió regalos en el felpudo de su casa. Reconoció que se llegó a asustar. No entiende como pudo llegar a dar con la dirección exacta de su domicilio ya que ella nunca muestra nada en sus redes sociales. “No puse nada en mi casa. No lo sé, quizá fue por el barrio o porque la gente pregunta o hace deducciones. No lo sé, pero pasé mucho miedo. Hay que tener muchísimo cuidado”, sentenció Fernández. 

Lydia Lozano también vivió una historia con una fan de tan solo 13 años. Era pequeña y tenía una enfermedad. Lozano le dio pie y le restó importancia a que hubiese dado con su teléfono móvil. Sin embargo, un día se encontró metida en un grupo de hasta 20 personas. “Un día me veo un chat con más de 20 personas. Uno de ellos me contó por privado que fue esta chica la que había dado mi número a todos sus amigos, así que la bloqueé”, concluyó la televisiva. 

Mila Ximénez también hizo un dato revelador, pero sin entrar en detalles.  “Me encanta el tema del acoso. Ahí van las iniciales de alguien que tendría que estar encerrado desde hace años: A. M. L.”, sentenció la periodista sevillana

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad