jorge javier vázquez jesus manuel

¡Altercado con Jorge Javier Vázquez en plena calle! Última hora en Sálvame

stop

El presentador de Telecinco cuenta una anécdota para definir el desconfinamiento

30 de abril de 2020 (14:08 CET)

Jorge Javier Vázquez está desatado en Sálvame. Aprovecha el gran escaparate que es su programa para denunciar todo aquello que no ve correcto. El presentador no se achanta al hablar de política y no le tiembla el pulso en criticar a unos o a otros. En este caso ha hablado de las consecuencias que podría tener el plan de desconfinamiento presentado por el Gobierno de Pedro Sánchez. El presentador ha contado una vivencia personal para reflejar el estado de crispación de la ciudadania tras siete semanas encerrados en sus casas.

El de Badalona ha recordado que "cuando me dio el ictus llegué a casa y cuando llegué a casa había una caja de cerezas". En la caja de frutas "había un número de teléfono". Jorge Javier no dudó en agradecer personalmente el detalle a quien le había hecho este regalo. "Llamé a la vecina y le dije ‘muchas gracias". Hasta ahí, todo transcurría con normalidad: «Ictus, caja de cerezas, me lo agradece, punto", decía.

jorge javier como heroe antifascista la batalla politica de sabado deluxeSin embargo, la relación con esta vecina había empeorado tras estallar la crisis del coronavirus. «Cuando lo del Covid, esta señora, a la que no conozco de nada, me empezó a mandar unos mensajesPensaba que mi teléfono era la barra de un bar. Estaba en mi casa y lo mínimo que me decía era lameculos. De aquí para arriba. Yo le decía: que no la conozco de nada, que no tenemos ninguna confianza".

Esta anécdota la utiliza para comparar la actitud que podrían tener muchas personas tras el fin del estado de alarma. Así que eso de ser tan solidarios como hasta ahora nada de nada. «Te juro que estaba pensando: a ver si ahora se va a tener tal revolución que me voy a tener que ir de esta casa. Estos días he pensado que no podemos vivir así. Tenemos que ser capaces de que cada uno piense lo que le dé la gana sin tener miedo», añadía.

De todos modos Jorge Javier Vázquez deja claro que tiene una buena relación con sus vecinos y que nunca le ha pasado nada. Es una urbanización tranquila y casi nunca se encuentra con ninguno. Avisa que pase lo que pase no tiene ninguna intención de mudarse. 

"Estoy inquieto por lo que pueda pasar cuando pase todo esto. Se están mezclando los aplausos con las caceroladas. El clima es tan grande que la tensión es enorme". Jorge Javier ha reconocido que "bloqueé a esta señora» en su teléfono móvil para evitar el acoso. "Tengo que decir que me da vergüenza haber bloqueado a una vecina, pero cuando la vea: ¿qué le digo? La que tendría que tener vergüenza es ella".

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad